La población de lince ibérico en Sierra Morena registra las mejores cifras reproductivas de su historia reciente

Actualizado 07/11/2008 18:42:38 CET

JAÉN, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo, informó hoy del nacimiento en libertad de entre 52 y 58 cachorros de lince ibérico (Lynx pardinus) durante el presente año 2008 en la población de Sierra Morena. Con esta cifra, que ya iguala a la de 2006 como la mejor temporada reproductiva de la historia reciente registrada en la zona, se evidencia el éxito obtenido por la administración en el marco del Proyecto Life para la conservación del lince.

Castillo hizo público este dato durante la inauguración de las nuevas instalaciones del centro de cría 'La Olivilla', un complejo ubicado en el Parque Natural de Despeñaperros que ha contado con una inversión superior a los 1,2 millones de euros para construir 12 nuevas jaulas de cría (de una superficie de 2.500 metros cuadrados cada una), proceder al cerramiento de las instalaciones de campeo y la adecuación completa de estas instalaciones, integradas en la red de centros de cría en cautividad de especies amenazadas.

Las actuaciones han sido necesarias para seguir afrontando con garantías el Programa de cría en cautividad impulsado por la Junta de Andalucía, que ha superado las previsiones iniciales --con el nacimiento de 29 cachorros desde 2004-- y ha obligado a acometer obras de ampliación, tanto en La Olivilla, como en El Acebuche (Huelva).

La apuesta realizada en favor del programa de cría, así como los resultados obtenidos, son muy esperanzadores, aunque en palabras de Castillo, "el objetivo prioritario de la Junta de Andalucía es el mantenimiento de condiciones naturales para que los linces vivan y se reproduzcan en libertad".

Este hecho ha motivado un intenso trabajo por parte de Medio Ambiente para mejorar las condiciones de los hábitats en los que vive el lince, mediante una serie de medidas entre las que destaca la firma de 50 convenios con propietarios de fincas particulares en la zona de Sierra Morena y la mejora de la disponibilidad de alimento, asociada tanto a la recuperación del conejo silvestre (principal sustento de este felino) y programas de alimentación suplementaria para casos extremos.

Todo ello ha permitido el restablecimiento de la especie hasta el punto de que la población de Sierra Morena, estimada provisionalmente este año en unos 150 ejemplares, ha llegado prácticamente a duplicarse respecto a 2002.

REFORZAMIENTO DE EJEMPLARES

Otro de los hitos logrados por la Administración ambiental andaluza ha sido el reforzamiento de ejemplares. El éxito logrado con la suelta de 'Baya', un macho procedente de Sierra Morena, en los terrenos en los que se asienta la otra población andaluza, en Doñana, ha permitido obtener este año los primeros cachorros mixtos nacidos en libertad.

Se trata de una medida sin precedentes en la resolución de dos de los mayores problemas que afectan a la especie: el aislamiento de las poblaciones y el alto nivel de endogamia. El siguiente y prioritario paso que se prepara es la suelta de ejemplares criados en cautividad en antiguos asentamientos de la especie en los que este animal ha desaparecido.

En estos dos últimos aspectos el centro de cría La Olivilla jugará un papel destacado, según la consejera. Por un lado, próximamente un ejemplar macho procedente de estas instalaciones seguirá los pasos de 'Baya' y será liberado en Doñana para consolidar con su reproducción el refuerzo genético de esta población. Por otro, los individuos que acoge actualmente este centro están llamados a ser los progenitores de aquellos otros que está previsto reintroducir en el 2010 en las comarcas de Guarrizas (Jaén) y Gualdalmellato (Córdoba).

El centro 'La Olivilla', puesto en marcha en el año 2006, cuenta con 23 jaulones de cría de gran amplitud, lo que lo convierte en el primero de estas características en que los felinos se crían en condiciones de semilibertad. Todos están intercomunicados y disponen, cada uno, de una zona de cría de 150 metros cuadrados totalmente cerrada por su parte superior para evitar el riesgo de predación en el área de los cachorros. Las instalaciones cuentan con varios edificios: Clínica-laboratorio y oficina; instalaciones para cachorros, con dos habitaciones para la cría de linces de corta edad; dependencias para el personal; e instalaciones de cuarentenas, con zonas de campeo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies