Recurre al TS la madre de los niños rociados con ácido para pedir un incremento de la pena

Actualizado 25/01/2006 16:25:21 CET

JAEN, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La madre de los niños agredidos con ácido en Martos (Jaén) ha anunciado la interposición de un recurso de casación en el Tribunal Supremo contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén que condena a once años y medio de prisión a la autora del ataque, que creía que la madre mantenía una relación sentimental con su marido.

Según informaron a Europa Press fuentes cercanas al caso, la acusación particular fundamentará su recurso en una infracción de ley, al considerar que se han aplicado indebidamente las atenuantes de arrepentimiento y obcecación, así como en un error en la apreciación de la prueba, ya que cree que no se ha tenido en cuenta lo suficiente los informes forenses sobre las lesiones del niño.

En este sentido, solicita que se imponga la pena máxima de 12 años de prisión por la agresión a la niña --que quedó ciega de un ojo y prácticamente del otro-- y que se contemple el delito de lesiones en el caso del hermano. Esta acusación había pedido en el juicio una pena total de 17 años de cárcel, mientras que el fiscal la elevaba a 24 años al incluir delitos contra la cuidadora de los menores.

Sin embargo, la Audiencia condenó finalmente a once años y medio de prisión a la acusada, a la que también prohibe residir en Martos durante los diez años y medio posteriores a su salida de prisión y ordena el pago de indemnizaciones por valor superior a 600.000 euros.

En el juicio, tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares subrayaron la "premeditación" de la acusada que, según precisaron, realizó "labores de vigilancia" de las víctimas en días anteriores.

Sin embargo, María Antonia B.T. se mostró "profundamente arrepentida" de su acción y aseguró que su intención no era la de hacer daño a los menores, sino a la cuidadora que los acompañaba, a quien presuntamente confundió con la abuela de los chavales.

La mujer atribuyó lo ocurrido a una "alteración" de su estado anímico provocada por los celos que sufría desde meses atrás hacia la madre de los niños, a la que acusaba de mantener una relación sentimental con su marido.

LOS HECHOS

Los hechos se produjeron el 6 de mayo de 2003, cuando una niña de ocho años y su cuidadora sufrieron graves lesiones después de que una mujer arrojara ácido sobre ellos. La agresión iba también dirigida a un niño de tres años, hermano de la niña, que resultó poco afectado gracias a la cuidadora, que se tumbó sobre él para protegerle.

El suceso tuvo lugar en la calle Príncipe de Martos, cuando María Antonia B.T. apareció junto a la vivienda de la madre de los menores, con la que estaba presuntamente enfrentada por problemas de celos, en el momento en el que los niños llegaban a casa junto a su cuidadora.

El líquido provocó graves heridas en los ojos de la niña, que padece ceguera total en el ojo derecho e hipermetropía en el izquierdo, y más leves en la cara, boca y labios.