Juez impide desalojar a familia que ocupó una casa vacía de un banco por su situación "precaria"

 

Juez impide desalojar a familia que ocupó una casa vacía de un banco por su situación "precaria"

Publicado 09/04/2014 18:48:11CET

GRANADA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción número 2 de Granada ha impedido el desalojo de una familia que ocupó una vivienda vacía propiedad de un banco al quedar acreditada la "situación de precariedad en la que se encuentran", ambos sin trabajo y sin recursos económicos, y con un hijo de 18 meses.

En un auto que archiva las diligencias abiertas contra el joven matrimonio, la magistrada María Ángeles Jiménez considera que los hechos denunciados "no son hechos constitutivos de infracción penal" teniendo en cuenta que ha quedado "acreditada la situación" por la que atraviesa, y que "pese a sus adversas circunstancias" está llevando a cabo actuaciones para salir de esa situación, "a través de las instituciones públicas".

En la resolución, de fecha 19 de marzo y a la que ha tenido acceso Europa Press, la juez incide además en que la familia ha expresado asimismo "su intención de regularizar la situación en la que se encuentran, con la entidad bancaria en cuestión --Banco Santander--, titular del piso ocupado por los denunciados, a fin de satisfacer a la misma una cuantía de 'alquiler social', por ellos procedente".

El auto, que archiva las diligencias "sin perjuicio de las acciones civiles" que pueda ejercer el banco, es la consecuencia del recurso que interpuso el abogado del Grupo Stop Desahucios del Movimiento 15M de Granada, José Antonio Iglesias, y, según ha indicado el colectivo en un comunicado, puede sentar "un importante precedente jurídico" frente a "tantos atropellos como están cometiendo los bancos al quitar un techo a millares de familias sin recursos que viven en la calle y no tienen otra salida que ocupar una de las centenares de miles de viviendas vacías que tienen la banca española, rescatada con el dinero de todos".

Juana y Pedro, los dos jóvenes en exclusión social y su hijo de poco más de un año, vivían en la calle hasta que a principios de invierno, cuando el frío arreció, accedieron a una vivienda deshabitada sita en la calle Pasaje Francisca de Alba, en la barriada Casería de Montijo.

Ellos, según Stop Desahucios, encontraron el piso en estado de semi-ruina, sin puertas ni grifería y lleno de cascajo; lo limpiaron y lo acondicionaron, instalaron el cableado eléctrico y el agua, pusieron puertas y cristales a las ventanas y efectuaron otras muchas reparaciones hasta hacer la vivienda habitable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies