El juicio contra un clan familiar acusado de vender droga continuará este martes con testificales

 

El juicio contra un clan familiar acusado de vender droga continuará este martes con testificales

Actualizado 03/07/2015 23:11:56 CET

JAÉN, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El juicio iniciado este lunes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Jaén contra diez miembros de un "clan familiar" supuestamente dedicados a la venta de droga desde sus domicilios y a quienes, por ello, se les atribuyen presuntos delitos contra la salud pública, continuará este martes con declaraciones testificales.

Así lo han apuntado a Europa Press fuentes de la Fiscalía y de la defensa de los acusados, que han explicado que la sesión de este lunes ha terminado en torno a las 11,00 horas, después de que hayan prestado declaración los acusados, que han negado los hechos que se les atribuyen.

De esta manera, está previsto que el juicio continúe este martes con declaraciones testificales, y concluirá el miércoles con pruebas periciales, según han apuntado las mismas fuentes.

Según detalla el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación, las personas acusadas son una madre S.C.C., sus hijos A.M.C. y A.M.C., las respectivas esposas de éstos --E.M.C.M. y C.M.H.--, sus sobrinos J.M.C., S.M.C. y S.M.H., y las esposas de los dos primeros, identificadas como I.M.H. y D.M.G.

El fiscal explica en su escrito que la vivienda de la madre del clan es el lugar "donde se guarda la droga", que posteriormente "se distribuye a los domicilios de los demás acusados", donde "se realiza la venta de sustancias tales como cocaína, heroína, hachís a terceras personas".

En el marco de la investigación que ha desembocado en este juicio, efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han realizado, con los correspondientes mandatos judiciales, distintos registros en los domicilios de los acusados, que se han saldado con la intervención, en algún caso, de hasta 87,32 gramos de resina de cannabis o de 75,72 gramos de cocaína.

Además, en el marco de dichos registros se han localizado distintas cantidades de dinero de efectivo, que han oscilado entre 649,55 y 10.065 euros en algún caso, así como se han intervenido otros efectos como cartuchos metálicos de nueve milímetros 'Parabellum', un bloc de notas con las cantidades adeudadas por la venta de droga o medicamentos "cuyo comercio no está autorizado en España".

Así las cosas, la Fiscalía considera que los hechos constituyen un delito contra la salud pública por el que pide condenas para los acusados que oscilan entre tres años y medio y cuatro años y nueve meses de cárcel, además de la imposición de multas de 10.000 euros para los encartados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies