A juicio en Córdoba por apuñalar a su mujer al sospechar de una infidelidad

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

A juicio en Córdoba por apuñalar a su mujer al sospechar de una infidelidad

Actualizado 05/10/2016 7:54:47 CET

CÓRDOBA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba prevé celebrar este miércoles y el jueves el juicio a un hombre acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa, un delito de malos tratos habituales en el ámbito familiar y un delito de lesiones, tras supuestamente intentar matar a su mujer con 17 puñaladas y herir al varón que estaba con ella en un coche, con el que su marido creía que le era infiel. La Fiscalía ha pedido para él penas que suman 17 años y cinco meses de cárcel.

En concreto, el Ministerio Público detalla en su calificación inicial, a la que ha tenido acceso Europa Press, que el procesado, de unos 37 años de edad en el momento de los hechos, contrajo matrimonio en marzo de 1997, han tenido dos hijos, menores de edad en la actualidad, y han convivido en la localidad cordobesa de Palma del Río.

En este sentido, el fiscal relata que una noche de marzo de 2013, el acusado, tras sospechar que su mujer le era "infiel" y activar el GPS de su móvil, se dirigió con su coche a un paraje del término municipal sevillano de La Puebla de los Infantes, donde su esposa se encontraba en compañía de otro hombre en un coche.

Una vez allí, "al sorprender a su esposa en una situación en la que creía que estaba consumando la infidelidad sospechada", se aproximó al vehículo en silencio, aprovechando la oscuridad de la noche y utilizando la luz del móvil. Si bien, la mujer y su acompañante lo vieron, momento en el que el varón salió del coche para "aclararle los hechos".

Sin embargo, el acusado, "sin mediar palabra, de manera sorpresiva e intentando no darle posibilidad de defensa", supuestamente lo empujó al suelo, "con intención de menoscabar su integridad física y corporal", al tiempo que le propinó varias patadas y "le asestó tres puñaladas con una navaja multiusos, que llevaba para dicho fin en su pantalón".

A continuación se dirigió hacia la puerta delantera izquierda del coche, donde se encontraba su mujer, y ésta, "asustada ante la reacción de su marido", había cerrado con pestillo las puertas del vehículo, si bien el procesado rompió el cristal de la ventana con su navaja, a la vez que le decía: "Te voy a matar, te voy a enterrar".

LLAMÓ AL 112

Así, "guiado por el ánimo de acabar con su vida o aceptando todas las consecuencias perjudiciales", presuntamente le asestó 17 puñaladas, 13 en la parte izquierda de la espalda, dos en la parte izquierda del tórax, una bajo el pecho y otra en la parte izquierda del cuello, que "afectaron a órganos vitales y produjeron un riesgo vital efectivo".

El acusado, consciente de la gravedad de las lesiones causadas a su esposa, llamó al servicio de emergencias 112 y siguió las instrucciones sanitarias recibidas, con el fin de "evitar o aminorar el perjuicio de lesiones ocasionado", hasta el que el personal médico acudió al lugar y se hizo cargo de la misma.

Como consecuencia de ello, la mujer reclama por las lesiones sufridas, de las que tardó 180 días en curar, de los que seis estuvo ingresada y el resto, impedida para ocupaciones habituales. Le han quedado distintas secuelas físicas, psíquicas y estéticas. Mientras, el otro varón sufrió diversas lesiones en los brazos, por las que reclama.

"ESPIABA Y CONTROLABA"

Por otra parte, el Ministerio Público explica que con anterioridad al día de los hechos y desde el inicio de la relación, el procesado, "en múltiples ocasiones, con intención de menoscabar la integridad física y corporal" de su mujer, supuestamente le propinaba empujones y patadas en el culo, le ha hecho humillaciones e insultos desvalorizantes, al tiempo que supuestamente la ha intimidado y amedrentado y "espiaba y controlaba su conducta", siguiéndola y con una aplicación de su móvil.

Según los informes de la Unidad de Valoración Integral de Violencia de Género (Uvivg), los datos de la evaluación psicológica de la mujer son "consistentes y altamente fiables" y la evaluación pone de manifiesto "la presencia de cambios cognitivos, conductuales y emocionales compatibles con una situación de violencia sobre la mujer mantenida y continuada en el ámbito de la pareja", entre otros apuntes, a lo que añade que "la información que aporta el acusado presenta una baja fiabilidad" y su evaluación pone de manifiesto "factores de riesgo de presentar conductas violentas sobre la mujer".

Entretanto, el fiscal, además de los años de prisión, solicita órdenes de alejamiento por unos 17 años sobre la mujer y por unos seis años sobre el otro hombre. En este caso, aplica la agravante de parentesco y la atenuante de reparación del daño, respecto al delito de homicidio en grado de tentativa.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies