A juicio este jueves el acusado de encañonar a la dueña de un pub para que subiera la música en Atarfe (Granada)

Publicado 11/04/2018 20:01:33CET

GRANADA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia de Granada acoge este jueves el juicio a un hombre que se enfrenta a una petición de pena del fiscal de seis años y medio de prisión por supuestamente encañonar a la dueña de un pub de Atarfe (Granada) para que subiera el volumen de la música.

El acusado, de 42 años, habría dirigido el arma tanto hacia ella como a otros clientes que había en el local, donde se produjo un forcejeo y llegó a efectuar un disparo.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 30 de septiembre de 2016 en un pub situado en la avenida de la Estación de Atarfe, donde el acusado se dirigió a la propietaria instándole a subir la música. Como no lo hizo, apuntó con una pistola de nueve milímetros a su cabeza a un metro de distancia con "ánimo de acabar con su vida" al tiempo que decía "o le das voz o reviento el aparato", según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press.

El acusado increpó con el mismo arma al resto de los clientes, a uno de los cuales apuntó en el pecho y en la sien diciendo que le iba a pegar un tirón cuando intercedió para defender a la dueña del establecimiento.

Acto seguido efectuó un disparo a la zona alta del local que impactó en la rendija del aire acondicionado y el citado cliente se abalanzó hacia él con la intención de desarmarle. En ese momento se inició un forcejeo en el que el acusado intentó abrir fuego para acabar con la vida de esta persona, pero el arma se encasquilló y se la pudo arrebatar.

Cuando llegaron los agentes de la Guardia Civil les hizo entrega de la pistola, marca Bruni, la cual tenía el número de identificación parcialmente eliminado. Los cartuchos habían sido manipulados instalándoles una esfera de plomo a modo de proyectil. El acusado no tenía licencia de armas.

Los daños en el local a cuenta del disparo ascendieron a 1.385 euros por una rotura en el aire acondicionado que son reclamados por la propietaria.

La Fiscalía le acusa de un delito de homicidio en grado de tentativa y de otro de tenencia ilícita de armas y pide para él seis años y seis meses de cárcel; así como la prohibición de acercarse a la dueña del pub y al citado cliente a menos de 200 metros y de comunicarse con ellos.