Junta destaca los avances gracias a la ley de Memoria y seguirá trabajando para acabar con vestigios franquistas

El vicepresidente de la Junta, Manuel Jimenez Barrios
JUNTA DE ANDALUCÍA/Archivo
Publicado 14/06/2018 14:30:26CET

SEVILLA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, ha destacado este jueves que desde que se aprobó la Ley andaluza de Memoria Histórica y Democrática "se ha conseguido mucho pero todavía no es suficiente" en lo que a la simbología franquista respecta, por ello el Ejecutivo del que forma parte seguirá trabajado "para hacer desaparecer los vestigios franquistas de lugares públicos y donde infrinjan la ley".

En una entrevista en Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, Jiménez Barrios, en el día que se conmemora como el Día de Recuerdo y Homenaje a las Víctimas del Golpe Militar y la Dictadura, ha destacado que desde su entrada en vigor, la Ley andaluza ha conseguido que se traten estos asuntos "con rigor y el análisis serio académico" y que "no trata de reabrir heridas sino que corresponde hacer verdad los principios de justicia y reparación".

Así, ha subrayado que un Gobierno como el andaluz, comprometido con la memoria, tiene la oportunidad en este día "de explicar qué ocurrió y hacerlo desde el rigor de la mano de todos los profesionales que trabajan en este campo".

En cuanto al presupuesto con el que cuenta la norma, que ha sido objeto de críticas por parte de los partidos de la oposición, Jiménez Barrios ha destacado que ha pasado "de cantidades muy pequeñas a cantidades enormes". Ha concretado que a las exhumaciones se destina la mayor parte del presupuesto si bien ha señalado la complejidad de los trabajos, que requieren del permiso de los familiares, las autorizaciones judiciales o el cuidado con el que hay que trabajar en los lugares.

El vicepresidente ha explicado que estos procesos "necesitan un tiempo" pero que "no se puede discutir que Andalucía va a la cabeza y a la vanguardia desde un rigor histórico en el conocimiento de lo que ocurrió y con ánimo de cerrar heridas" pero que "no se trata de correr".

En cuanto a las aulas, Jiménez Barrios ha explicado que se trabaja desde la Junta con el profesorado para que en su currículum sea trasversal la información respecto a la memoria y que "hay pasar del voluntarismo a la obligación legal de establecerlo como una norma curricular a todos los alumnos", algo que espera que se haga a partir del próximo curso.

Y sobre los centros que conservan nombres franquistas, ha recordado que una vez transcurrido el periodo transitorio que contemplaba la ley "ahora es obligatorio que todos los vestigios del franquismo desaparezcan de lugares públicos". Ha dicho que primero deben desaparecer de las instituciones públicas y que también "hay muchos expedientes abiertos y hay que retirarlos todos".

Preguntado por casos concretos como el de García Lorca, Jiménez Barrios ha explicado que en este mes una comisión técnica está analizando los datos "para ir con certeza" en un proceso que pilota la Administración para localizar al poeta y también a los que le acompañaron, porque "todo el mundo merece saber donde están los restos de los asesinados".

Sobre los restos de Queipo de Llano, que permanecen en la Basílica de la Macarena en Sevilla, el vicepresidente ha vuelto a hacer un llamamiento a la Hermandad para que tomen la decisión de retirarlos, cuando ha dicho que "se analiza la situación porque se trata de actuar en lugar privado y tenemos cierta dificultad", si bien ha asegurado que la intención de la Junta y del Ayuntamiento es retirar esos restos".

Y sobre García Caparrós, ha vuelto a insistir en el apoyo del Gobierno andaluz a la familia del joven sindicalista asesinado, de modo que volverá a insistir porque "no es de recibo que 40 años más tarde los andaluces y la familia no conozcamos las actas" sobre su muerte. "Es obligación moral contribuir a que eso sea conocido por todos y la familia", ha zanjado Jiménez Barrios.