Junta moviliza más de 266 millones este año en las primeras acciones del nuevo Plan Andaluz de Investigación

El consejero Antonio Ramírez de Arellano
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA/ARCHIVO
Publicado 25/04/2017 14:30:49CET

SEVILLA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Andalucía movilizará este año más de 266 millones de euros a través de las primeras acciones desplegadas en el marco del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi) 2020, aprobado el pasado año con el objetivo de fortalecer el sistema científico andaluz.

El eje central de este compromiso viene determinado por los incentivos de carácter competitivo dirigidos a todos los agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento (SAC), desde universidades a centros de investigación, científicos y tecnológicos, entre otros. Su orden reguladora, publicada el pasado 17 de abril en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA, incluye cuatro líneas de apoyo: para proyectos de I+D+i; infraestructuras y equipamientos; acciones complementarias, y captación, incorporación y movilidad del capital humano.

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha explicado este martes en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno que, de acuerdo con las previsiones de su consejería, antes del verano saldrán las convocatorias correspondientes a las tres primeras líneas, que movilizarán 192,4 millones de euros. A esta inversión se suman los 71 millones de la nueva partida para investigación del presupuesto de 2017 incorporada a la financiación básica de las universidades, así como los 3,2 millones de la convocatoria para este año de las Becas Talentia de postgrado internacional, que será publicada el próximo mes de mayo.

La puesta en marcha de la orden que desarrolla los incentivos del PAIDI 2020 supondrá la convocatoria de proyectos de investigación que se renuevan para reforzar aquellos orientados a la transferencia de conocimiento hacia el tejido productivo.

Según el consejero, esta línea abarca tanto los de excelencia, que canalizan recursos para la ciencia básica, como los de generación de 'conocimiento frontera' para impulsar el desarrollo tecnológico e industrial; los orientados a los retos sociales que define la Estrategia de Innovación de Andalucía RIS3 (salud, bienestar, agroindustria y energía, entre otros), y a los de I+D en colaboración con el tejido productivo, orientados a las demandas de las empresas.

Asimismo, se regulan instrumentos dirigidos a aumentar la capacidad del SAC para captar financiación externa, en especial la procedente del programa europeo Horizonte 2020 y, dentro del mismo, la línea que gestiona el Consejo Europeo de Investigación para iniciativas de vanguardia. En este sentido, el Paidi incluye tanto nuevos incentivos específicos como asesoramiento y apoyo técnico a la preparación de propuestas para estas convocatorias internacionales.

En materia de capital humano, la orden de bases del Paidi 2020 introduce también novedades para favorecer la captación, retención y formación del talento científico en Andalucía. Frente a la anterior normativa, se amplían los tipos de contrato de personal técnico, personal investigador y personal investigador doctor que son objeto de incentivos. De este modo, a los adscritos a proyectos se suman ahora otros vinculados con los programas de doctorado de las universidades andaluzas, con los agentes del SAC y con los departamentos de I+D de las empresas.

Otra novedad es la posibilidad de establecer una reserva para proyectos liderados por investigadores principales jóvenes en las convocatorias de proyectos de I+D, medida que se suma a la similar que ya definió el anterior Paidi para las mujeres. Este incentivo estará dirigido a científicos sin vinculación laboral previa con el agente del conocimiento beneficiario, que pasarían a disponer de un contrato como doctor durante el periodo de ejecución del proyecto.

También se define un programa de incorporación de científicos y tecnólogos de reconocido prestigio a los agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento y otro para que el personal investigador del SAC realice estancias en centros de relevancia internacional.

Finalmente, se introducen medidas administrativas para asegurar la gestión eficiente de las ayudas. A la modalidad de justificación con aportación de informe de auditor, aprobada el pasado año, se incorpora la vía telemática como la única aceptada en todo el proceso de solicitud y gestión de los incentivos.

En términos generales, las ayudas previstas cubren hasta el cien por cien del coste de los proyectos en el caso de iniciativas de contenido no económico, mientras que las vinculadas directamente al tejido productivo varían su financiación de acuerdo con lo establecido en la normativa europea.

Esta orden de bases reguladoras viene precedida de otras acciones puestas en marcha en el marco del Paidi 2020, vinculadas a una nueva partida para investigación que se ha incorporado a la financiación básica de las universidades con una dotación de 71 millones de euros en el presupuesto de 2017.

El grueso de esta cantidad, 61 millones de euros, va dirigido a la contratación de jóvenes para la adquisición de competencias y experiencia en materia de investigación, tanto postdoctoral como predoctoral y de apoyo a los distintos servicios de I+D+i, a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil del Fondo Social Europeo. Este respaldo se desarrollará en dos fases diferenciadas.

En la primera fase, actualmente en ejecución, las universidades han convocado dentro del Sistema de Garantía Juvenil 1.295 contratos de técnicos de apoyo a la I+D para jóvenes de 16 a 30 años, titulados universitarios y de Formación Profesional, con una duración de seis meses prorrogables por otros seis. Para este fin, la Consejería de Economía y Conocimiento ha transferido 36,9 millones de euros a las universidades públicas andaluzas, encargadas de gestionar los procedimientos competitivos de selección.

A la segunda fase, prevista para otoño de 2017, se destinarán 24,1 millones de euros para contratar personal investigador y personal investigador doctor, según las necesidades demandadas por las universidades.

Los 10 millones restantes de la partida recogida en el presupuesto de la Junta se destinan a ayudas a grupos de investigación en función de las decisiones adoptadas en la Conferencia Sectorial de I+D de las universidades públicas andaluzas. De ellos, 5,7 millones han sido asignados de manera directa y 4,3 se distribuirán según las necesidades a través de los planes de investigación de los centros universitarios.

BECAS TALENTIA

Otra acción estratégica para el sistema científico andaluz ha sido la reactivación del Programa Talentia de postgrado internacional, que pasa a integrarse en el Paidi 2020 y cuyas nuevas bases reguladoras se publicaron en BOJA el pasado 11 de abril. Está previsto que la convocatoria de este año se publique durante el mes de mayo, para un total de 50 plazas y con una dotación de 3,2 millones de euros.

Este programa de movilidad internacional, destinado a financiar estudios en las mejores universidades del mundo, se divide ahora en dos líneas específicas, máster y doctorado. Además incorpora mayores facilidades al retorno de investigadores con medidas como la ampliación de un año del periodo de carencia por maternidad o la inclusión de una dotación adicional para quienes se desplazan con menores o personas dependientes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies