Junta pide "no victimizar doblemente con presión social y mediática" al escolar supuestamente violado en Jaén

María José Sánchez Rubio, este martes
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 09/02/2018 13:25:05CET

ALFACAR (GRANADA), 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, ha realizado este viernes un llamamiento a favor de la "protección" del menor de nueve años supuestamente violado por otros compañeros en un centro escolar de la Sierra de Cazorla, en la provincia de Jaén, para que no se sienta "doblemente" victimizado como consecuencia de la "presión social y mediática".

Así lo ha indicado la consejera a preguntas de los periodistas durante una visita al municipio granadino de Alfacar, desde donde Sánchez Rubio ha reclamado "cautela respecto de los menores, pero sobre todo del que ha sido víctima" de la supuesta agresión sexual, porque "no se le puede victimizar doblemente con la presión social y mediática que está sufriendo en estos momentos no sólo el menor, sino la familia" del mismo, según ha apuntado.

En esa línea, ha señalado la conveniencia de que "el entorno recupere la normalidad para que el chaval vuelva a sus clases y no sienta que, además de haber sufrido una violencia sexual, socialmente sufre otra victimización que es una opresión por el entorno".

La consejera andaluza de Políticas Sociales ha recordado que la Ley 5/2000, reguladora de la responsabilidad penal de los menores, "recoge como delito el uso de la imagen o los datos de los menores", por lo que, según ha advertido, "hay que tener muchísimo cuidado en este tema y tener la sensibilidad que creo que la mayoría de los medios de comunicación están teniendo".

Sánchez Rubio ha explicado además que, "desde el ámbito de la protección de menores, vamos a trabajar como es lógico en el apoyo al menor que ha sido víctima de violencia", para lo cual Andalucía cuenta con "equipos psicológicos específicamente para los menores víctimas de violencia sexual" y "con unos protocolos específicos en el ámbito de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, tanto en la detección como en la intervención", que, "de hecho, están universalizados", según ha destacado.

Igualmente, ha indicado que su departamento colabora con la Consejería de Educación, que ya "está interviniendo y lo ha hecho también de la mano de la Fiscalía, al respecto de estos menores, tanto sobre todo del que ha sido víctima como de los que han podido causar esa violencia sexual", de forma que ya se han tomando "medidas cautelares como que esos niños estén provisionalmente expulsados del centro escolar", según ha recordado.

Sánchez Rubio ha apuntado además que la Junta dispone de dos "equipos potentes", como es, en el ámbito de la justicia, el Servicio de Asistencia a las Víctimas en Andalucía (SAVA), y los equipos de atención a las víctimas menores de violencia sexual, que es un servicio que "está las 24 horas del día y permanentemente atento a estas situaciones", según ha relatado.

"CONSTERNACIÓN"

La consejera, al igual que hiciera este jueves la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha trasladado su "impresión y consternación" por lo que "puede ser una violencia sexual hacia un menor por parte de otros menores", si bien ha querido destacar que "son casos que no suelen ocurrir con frecuencia, afortunadamente".

Ha indicado que "la violencia sexual tiene al respecto de los menores unos componentes terribles en los que se está trabajando permanentemente, y no podemos dejar de bajar la guardia". Al respecto, ha destacado que desde la Junta de Andalucía cuentan con un teléfono para "denunciar la violencia sexual a los menores por parte de los propios menores o de cualquier persona que lo conozca".

Preguntada sobre el hecho de que la presunta violación se haya podido cometer en un colegio, la consejera no ha querido pronunciarse porque "la Consejería de Educación está interviniendo en esta materia", si bien ha señalado que "los niños tienen que estar protegidos en todos los entornos de la sociedad, el educativo, el social y el familiar", y "habrá que ver en qué circunstancias y cómo han ocurrido estos hechos", según ha concluido.