La Junta reclama al Gobierno inversión en infraestructuras para lograr la convergencia científica de Andalucía

 

La Junta reclama al Gobierno inversión en infraestructuras para lograr la convergencia científica de Andalucía

Ramírez de Arellano, en la inauguración de la sede del Instituto de la Grasa
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 07/06/2017 14:46:17CET

El consejero de Economía ha intervenido en la inauguración de la sede del Instituto de la Grasa, a las que puso como ejemplo a seguir

SEVILLA, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, ha reclamado al Gobierno central que invierta en infraestructuras de I+D en la comunidad autónoma para lograr la convergencia científica de Andalucía y erradicar el "sinsentido" de que "el grueso de los recursos acabe en Madrid y Barcelona", como ocurre en la actualidad.

Ramírez de Arellano, que ha participado en la inauguración de la sede del Instituto de la Grasa situada en la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla, ha puesto estas instalaciones como ejemplo de infraestructura científica de calidad y ha recalcado que unas buenas infraestructuras "permiten elevar el potencial, ser más competitivos y aumentar las sinergias" con otras instituciones y con el tejido productivo.

Por ello, considera imprescindible que las inversiones en España "se hagan con cabeza", para lo que a su juicio hay que "abrir con urgencia un proceso de diálogo en torno a la financiación de la I+D que corrija disfunciones".

En este sentido, ha recordado que si recientemente Bruselas insistía en la necesidad de poner en marcha políticas para eliminar la brecha entre Norte y Sur, "más importante es impulsar la convergencia científica", dado que el conocimiento es un "valor transversal, motor de innovación, de generación de empleo de calidad y de progreso social y, como tal, debe estar al alcance de todos".

Asimismo, ha lamentado la falta de inversiones en investigación e innovación, a lo que "la recuperación económica no se ha traducido en más recursos en este área y apenas se han devuelto a los Presupuestos Generales del Estado tres de cada diez euros recortados por el Gobierno central". Arellano ha acusado al Ejecutivo de tratar de ocular la caída en las subvenciones con una subida de la partida asignada a préstamos, un presupuesto del que sólo se ejecutó el 20 por ciento en 2016.

INSTITUTO DE LA GRASA

En cuanto al Instituto de la Grasa, el titular andaluz de Economía considera que esta entidad perteneciente al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en sus 70 años de historia en Sevilla "se ha convertido en una pieza clave del Sistema Andaluz del Conocimiento no sólo por su calidad científica, sino por su estrecha relación con el sector productivo" que permite ofrecer mejores productos, más saludables y generados con mayor eficiencia.

Este centro científico recibe en la actualidad el 40 por ciento de sus recursos para investigación de las empresas del sector agroalimentario, "generándose un círculo virtuoso" de inversión-innovación y mejoras en productos y servicios que se traduce también a un impulso en los mercados.

El consejero ha destacado la relación del Instituto de la Grasa con el sector andaluz de la aceituna, con investigaciones sobre los subproductos de la actividad, como el alperujo o el agua de lavado de la aceituna de mesa, con el fin de lograr nuevos usos y mayor sostenibilidad. A esto se une su pertenencia en el proyecto europeo Oleum, orientado a evitar el fraude en los aceites controlando su calidad y detectando mezclas.

En cuanto a la calidad científica del centro, se refleja en su producción de artículos, de los que anualmente sus investigadores generan unos 112 artículos, publicándose el 60 por ciento en revista de alto impacto, además de impartir 67 ponencias, generar una media de ocho tesis doctorales y cinco trabajos fin de grado o máster.

INSTALACIONES

En cuanto a las instalaciones del Instituto de la Grasa, reúne en una única ubicación los servicios y laboratorios que se encontraban dispersos en tres espacios situados en Sevilla, Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra.

En el campus de la Universidad Pablo de Olavide el centro científico cuenta con dos inmuebles, un edificio principal con una superficie de 22.000 metros cuadrados y un anexo de 3.600 metros cuadrados. El primero acoge los laboratorios de los grupos del instituto, de Espectrometría de Masas, de Resonancia Magnética Nuclear, la unidad de análisis al Exterior y los servicios administrativos.

En el edificio anexo se ubican la Unidad de Procesos Industriales, con cinco plantas pilotos: almazara experimental; plantas de extracción y refinamiento de aceites; de biotecnología y elaboración de aceitunas de mesa; de proteínas; y de tratamiento de residuos agroalimentarios.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies