Juzgan este lunes a un hombre acusado de violar a una amiga con la que quería iniciar un noviazgo

Actualizado 15/07/2013 7:55:30 CET

JAÉN, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Jaén acoge este lunes el juicio contra un hombre, identificado como T.I.O., al que se le acusa de amenazar y, posteriormente, agredir sexualmente en el interior de un coche en Linares (Jaén) a una amiga con la que quería iniciar un noviazgo, algo a lo que ésta "siempre se negaba", y para el que el Ministerio Fiscal solicita una pena de 13 años de prisión.

Según relata el fiscal en su escrito de calificación, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos, por los que el acusado permanece en prisión provisional desde el pasado 2 de mayo de 2012, se produjeron el 26 de febrero de ese año, cuando el encartado, de origen rumano, había quedado con esta amiga en Linares.

Tras recogerla con un coche, el procesado "volvió a proponerle" a la chica "ser su novia", a lo que ella "se negó", si bien aceptó "tomar con él una última copa como amigos" en un pub de la mencionada localidad jiennense, tras lo cual compraron una botella de champán en un quiosco del municipio.

A pesar de que, ya una vez cerca de su casa, la víctima le pidió a T.I.O. que "se marchase", éste se dirigió con el coche "a las inmediaciones del Parque La Garza", indicándole a su acompañante que "era para que la Policía no les viera bebiendo", tras lo cual "detuvo el vehículo en una zona oscura".

"El procesado comenzó a ponerse nervioso", según el fiscal, y le dijo a su amiga que "no iba a salir del coche hasta que pasara algo entre ellos", hasta el punto de que la amenazó con "pillarla" con el vehículo "si no pasaba nada".

Cuando la víctima, que se encontraba sentada en el asiento del copiloto, trató de abrir la puerta para salir, el acusado "la sujetó fuertemente del pelo y le dio un puñetazo en la cabeza". Ella logró salir del coche tras "golpearle varias veces con la botella de champán", si bien el presunto agresor logró retenerla y "la introdujo en el asiento trasero", donde la "obligó" a practicarle una felación advirtiéndole de que "o lo hacía o no salía viva".

A continuación, "la obligó a desnudarse, le abrió las piernas con fuerza y la penetró vaginalmente", tras lo cual la amenazó "con matarla si contaba algo a la Policía".

Como consecuencia de todo ello, la mujer sufrió "múltiples lesiones lineales", además de otras "superficiales, contusiones y erosiones", que en algunos casos le impidieron llevar a cabo sus ocupaciones habituales.

PETICIONES DEL FISCAL

Por todo lo cual, el Ministerio Público entiende que el procesado es autor de un delito de agresión sexual, por el que solicita una pena de doce años de prisión, y de otro de amenazas graves, por el que pide un año de cárcel.

Además, solicita que se le prohíba comunicarse "por cualquier medio" con la víctima, así como que no pueda aproximarse a ella "a una distancia no inferior a 500 metros de su domicilio o lugar de trabajo" por un periodo de tiempo de 15 años.

Por último, la Fiscalía solicita que el juez imponga al acusado la obligación de abonar a la víctima una indemnización de 9.390 euros por "las lesiones y los daños morales causados".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies