Una limpiadora de la estación de autobuses de Granada encuentra un bolso con 14.000 euros y lo devuelve

Actualizado 11/05/2012 16:47:29 CET

GRANADA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

   Palmira Díaz, que trabaja como limpiadora en la estación de autobuses de Granada, se encontró el pasado martes en un autobús que había llegado de Madrid un bolso que contenía unos 14.000 euros, que decidió devolver porque su "conciencia" se lo dictaba, pese a que esa cantidad es lo que ella gana en un año.

   En declaraciones a Europa Press, la trabajadora ha explicado que fue tan sólo unos cinco minutos después de que iniciara su turno, a las 7,05 horas, cuando se encontró el bolso mientras limpiaba uno de los autocares. Estaba colocando los asientos y cuando fue a poner "derechos" los últimos vio la bolsa.

   "Lo abrí y vi un fajo de billetes y me quedé muy asombrada. Lo cerré y lo volví a abrir de nuevo y llamé a mi encargada. Entonces las dos vimos que había mucho más", señala Palmira, cuya historia, que este viernes adelanta el 'Granada Hoy', ha suscitado el interés de numerosos medios de comunicación, que la han requerido en la estación, a la que ha acudido para atender a los periodistas pese a que es su día libre.

   Cuando la limpiadora y su encargada, Sonia Alonso, vieron de cuánto dinero se trataba, avisaron a los vigilantes de seguridad, que a su vez trasladaron el asunto a la Policía Nacional. Justo cuando la patrulla llegó a la estación, apareció allí un ciudadano chino "muy agobiado", que buscaba el bolso que se había dejado su mujer en uno de los autobuses.

   Según relató a los agentes, llevaba tan elevada suma para invertir en un negocio y no pudo dar las gracias a Palmira porque ella ya se encontraba haciendo su trabajo en otro de los autobuses. Según la limpiadora, nunca se le pasó por la cabeza quedarse con el dinero. "Mi conciencia no me lo permitió, y tampoco iba a poner en peligro mi puesto de trabajo. Creo que es nuestra obligación devolver aquello que nos encontramos y que no es nuestro", indica Palmira, que, cuando contó a una de sus hijas lo ocurrido, ésta le dijo: "Vaya vacaciones que nos podíamos haber pegado".

   Palmira, vecina de La Chana y viuda con dos hijas, trabaja, al igual que la encargada, para la empresa Limpieza Industrial de Autobuses, con sede en Madrid.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies