Macrosad aboga por "equipos con actitud innovadora" para abordar el envejecimiento

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Macrosad aboga por "equipos con actitud innovadora" para abordar el envejecimiento

Andrés Rodríguez
EUROPA PRESS/MACROSAD
Publicado 13/10/2016 12:49:57CET

JAÉN, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director general de Macrosad, Andrés Rodríguez, ha abogado por la necesidad de incorporar "equipos con actitud innovadora" para afrontar el envejecimiento de la población y todo lo relacionado con la dependencia. Este es el eje principal de su intervención en materia de innovación que pronunciará durante el I Congreso Intersectorial de Envejecimiento y Dependencia 'Una mirada hacia la evidencia', que se celebrará en Jaén los días 27 y 28 de octubre.

Dentro de los seis bloques temáticos que se abordarán en congreso, Andrés Rodríguez, intervendrá con una ponencia que se centrará en la 'Inteligencia colaborativa'.

En relación a la importancia de la innovación en el ámbito del envejecimiento, Andrés Rodríguez señala que "el ámbito del envejecimiento no puede permitirse el lujo de mantenerse al margen del mundo de la innovación a la hora de encontrar soluciones eficientes, ya que no hay vuelta atrás. O formas parte de la solución o del problema".

A su juicio, "tenemos que pensar que los derechos y libertades se construyen desde la inteligencia y las emociones humanas". Por eso, considera que "aún nos queda mucho que emocionarnos con el fenómeno del envejecimiento".

Según el director general de Macrosad, en los últimos años, la innovación nos ha ayudado a responder a diferentes problemáticas y retos en áreas muy diferentes de la sociedad, "pero en la esfera del envejecimiento, los especialistas del sector, somos conscientes de que aún estamos en una fase embrionaria, en un momento de construcción de un nuevo status".

Andrés Rodríguez considera que se ha avanzado "bastante" en ámbitos como son la salud, la tecnología o el sector financiero, pero en campos como la justicia, comercio, la educación o los cuidados sociales está todo por hacer en lo que respecta a la innovación social.

"Además, no podemos obviar que el éxito de la innovación es de un diez por ciento en organizaciones consideradas excelentes y de un cinco por ciento en organizaciones normales. Por lo que necesitamos paciencia y perseverancia".

Rodríguez recuerda que en los últimos años se han presentado numerosas iniciativas de aplicación directa a las personas mayores. De hecho, nuestro país es muy prolífico con respecto a otros países de la Unión Europea. En este caso, el director general de Macrosad se refiere a dos ejemplos que, en su opinión, son bastantes atractivos y además son españoles.

Por un lado, está una de las mejores apps de salud de Europa como es Kwido. Una plataforma multidisciplinar de monitorización y cuidados de pacientes. Esta plataforma permite a las empresas relacionadas con la salud, integrar distintos sistemas que permiten el control de la salud, estimulación cognitiva, gestión de fármacos o video llamada entre otros. "Aparentemente hasta aquí todo normal, pero lo revolucionario es que estamos hablando de un modelo de marca blanca", subraya.

En segundo lugar, Rodríguez destaca el producto Living Lab Social, del cual es promotor la Fundación Ageing Lab. Se trata de una metodología que permite testear, validar y realizar productos para las personas mayores tanto en entornos reales o simulados. "Y lo más importante, todo ello lo realiza con la participación activa en todas las etapas de los usuarios finales, especialmente en la fase de diseño de los prototipos".

No obstante, reconoce, aunque existe una gran oferta tecnológica, la demanda social de estos innovadores productos y servicios está aún por construir.

Por otro lado, Andrés Rodríguez apunta que la inteligencia colaborativa puede ser muy explosiva si lo hacemos bien, "y no es fácil". Las personas son el activo más importante, y por tanto las actitudes hay que cultivarlas, ya que nos aporta un valor importante. En este punto insiste en que "si la inteligencia es colectiva, se convierte en inclusiva".

"Las nuevas formas de cooperación permiten distribuir las actividades en función de las capacidades personales, donde los equipos se coordinan con todos los miembros para alcanzar unos resultados, manifiesta Rodríguez, que añade que "además, los sistemas de información ayudan a que esto se produzca entre personas de diferentes culturas y que se encuentran en diferentes continentes, algo que hace unos años era impensable. Por lo que resulta lógico pensar que es positivo y productivo".

No existen nuevas teorías sobre las motivaciones de las personas que utilizan la inteligencia colaborativa, dice el director general de Macrosad, por eso se intenta trabajar sobre emociones conjuntas ya que "no necesitamos organizaciones o líderes innovadores, sino equipos con actitud innovadora".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies