El Palacio Episcopal acogerá entre septiembre y diciembre de 2007 una exposición sobre la fiesta barroca

Actualizado 10/07/2006 17:26:30 CET

MALAGA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Palacio Episcopal de la capital acogerá entre los meses de septiembre y diciembre de 2007 la exposición 'Fiesta y simulacro', que se enmarca en el programa 'Andalucía Barroca', impulsado por la Junta de Andalucía y que comprenderá exposiciones en todo el territorio andaluz, conciertos y un congreso que tendrá lugar en Antequera (Málaga).

La muestra, comisariada por la catedrática Rosario Camacho y la profesora Reyes Escalera, ambas de la Universidad de Málaga, pretende mostrar la fiesta en sus diferentes aspectos, tanto en la vertiente lúdica como en la luctuosa, la religiosa o la real, y la urbana o popular.

El recorrido de la muestra presentará un desarrollo temático, donde se incluirán piezas representativas de todas las provincias andaluzas. Las obras clave de la exposición e imprescindibles para la comprensión de la fiesta son las 'Relaciones' y los grabados que se insertan en ellas, junto a pinturas, esculturas, piezas de platería, bordados, vestidos e instrumentos musicales, que se mostrarán junto a diversos montajes y maquetas que preservarán lo que en su día fue efímero, como la recreación de una 'Tarasca' en el patio del Palacio.

'Fiesta y simulacro' se dividirá en seis secciones, a las que se unirá una introducción. La visita comenzará en la calle, ya que la puerta del Palacio Episcopal se engalanará como era habitual en los días festivos. Una vez dentro del recinto, se mostrará a los visitantes un audiovisual que dará a conocer la importancia de la fiesta en el periodo del Barroco.

En la primera de las secciones se expondrán distintos elementos de la fiesta que se entremezclaban para que la ciudad luciera en todo su esplendor, mostrándose representaciones de procesiones, tanto religiosas como civiles, en las que se integraban los carros, que convertidos en escenarios itinerantes estaban animados por figuras alegóricas que formaban escenas alusivas al tema que se festejaba. Así, se mostrarán grabados que recordarán las luminarias y los fuegos, los toros y las representaciones teatrales, de música y danza que también estaban presentes, a través de instrumentos musicales de época, maquetas y planos de teatros y vestidos; en definitiva, cómo se transformaba la ciudad para las fiestas barrocas.

La segunda parte tendrá como protagonista a la fiesta religiosa, y se insertarán piezas representativas de las más diversas conmemoraciones, algunas de carácter anual como el Corpus Christi, y otras de carácter extraordinario como las beatificaciones y canonizaciones, rogativas, consagración de iglesias o catedrales, traslado de reliquias o las que se consagraban a la Inmaculada.

La familia real era motivo de las grandes fiestas celebradas en toda Andalucía, y a éstas se dedica la tercera sección. Durante el Barroco, todo lo relacionado con la monarquía se festejaba, desde los nacimientos a las bodas, preñados y visitas a ciudades; éstos eran recibidos con todos los honores, y un sinfín de arcos de triunfo y ornatos los acogían de la forma más majestuosa posible.

En esta época, morir también era fiesta, y esto ocupará la cuarta parte de la muestra, que ocupará la Capilla del Palacio. Por tanto, se podrán contemplar grabados de los túmulos o catafalcos que se erigían para las honras fúnebres de personajes ilustres, junto a pinturas en las que se pone de manifiesto cómo la muerte estaba presente en la vida cotidiana.

Un elemento imprescindible de la fiesta barroca eran las decoraciones, que no sólo adornaban, sino que la mayoría exponía un mensaje didáctico o propagandístico, y los que ideaban estos programas iconográficos, en los que destacan los jeroglíficos, se inspiraron en numerosos libros para su realización, entre los que destacan los libros de emblemas, género literario muy en boga desde el siglo XVI. Así, en esta quinta sección se expondrán diversas obras, entre las que destaca el único libro de este género realizado en Andalucía.

La última parte contemplará la pervivencia de todos estos elementos barrocos en épocas posteriores, e, incluso, en numerosas celebraciones actuales. De esta forma, se expondrán obras que ilustrarán cómo el Barroco impregnó las celebraciones no sólo del siglo XIX, sino las del siglo XX y XXI, así como diferentes audiovisuales que muestran fiestas actuales que tienen su origen o desarrollo en el Barroco y en las que perviven arraigadas tradiciones.

De la muestra, que como las fiestas será efímera, quedará un catálogo en el que junto a un texto explicativo de las obras expuestas habrá seis estudios de especialistas en la materia, todos profesores universitarios.

La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, recordó que las fiestas barrocas, que se desarrollaban por igual en toda la Comunidad Autónoma, "fueron elementos sociales de gran repercusión en la vida cotidiana andaluza", así como "una válvula de escape" que en el Antiguo Régimen "servían para mantener el equilibrio". Asimismo, suponían "un gran despliegue de fantasía y ostentación en la que participaban todos los estamentos de la sociedad", resaltó.

UN RETO

Torres aseguró que el proyecto 'Andalucía Barroca', que se desarrollará durante el próximo año, es "un reto", porque va a estar presente en todo el territorio andaluz.

En este sentido, recordó que se sucederán cinco grandes exposiciones: la obra de la Escuela Granadina en Sevilla, la obra de la Escuela Sevillana en Granada, 'Fiesta y simulacro' en Málaga, una muestra sobre la influencia del arte italiano a través de la entrada por el puerto de Cádiz, y en Córdoba habrá una exposición sobre platería. Además, habrá otra itinerante que se mostrará en Jaén, Huelva, Almería y otras ciudades medias y que contará en cada uno de sus escenarios con piezas originales de cada lugar.

Por su parte, el director general de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura, Jesús Romero, indicó que también dentro del citado proyecto se va a llevar a cabo un programa de intervención en el patrimonio por toda Andalucía.

Según Romero, está previsto intervenir en un edificio histórico de cada provincia, entre los que destacó la Iglesia de San Agustín de Córdoba o el Camarín del Rosario de Granada, así como ocho retablos y ocho órganos --uno por provincia--, que presentan un estado de deterioro "muy avanzado".

En la provincia de Málaga se restaurarán tres elementos, todos ellos en la localidad de Antequera por ser, para Romero, "uno de los conjuntos barrocos más significativos de Andalucía". Estas tres intervenciones tendrán lugar en la Iglesia del Carmen, construida a principios del siglo XVII, el órgano de la Colegiata de San Sebastián y el retablo de la Iglesia de los Remedios.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies