Tras más de tres años, la Virgen del Socorro vuelve este viernes a su ermita, cerrada por peligro de derrumbe

La Virgen del Socorro ante su ermita
P.L.
Actualizado 04/03/2011 7:06:16 CET

La hermandad para sufragar las obras ya acometidas llegó a vender trozos de las vigas centenarias que sustentaban la cubierta

CÓRDOBA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La imagen de Nuestra Señora del Socorro Coronada, que tuvo que abandonar el 18 de noviembre de 2007 su ermita, ante el peligro de derrumbe de la misma, para ser acogida en la cercana Basílica de San Pedro, en Córdoba, vuelve este viernes a su templo, que data del siglo XVII, ahora ya apuntalado y restaurado y del que ha estado ausente más de tres años.

En declaraciones a Europa Press, el hermano mayor de la Ilustre, Centenaria y Fervorosa Hermandad de Nuestra Señora del Socorro Coronada, Antonio Pérez, ha recordado que el proceso de restauración de la ermita, que aún no ha culminado, implicó el cierre al culto del templo, "ante la inestabilidad" de su estructura y "por la posibilidad de derrumbe de los tejados", lo que obligó inicialmente a llevar a cabo "un apuntalamiento de emergencia" de la estructura de la ermita, para luego proceder a la rehabilitación de las cubiertas.

Esto supuso la sustitución de las centenarias vigas de madera, que en muchos casos estaban podridas e incluso partidas, por una nueva estructura metálica, que ahora sustenta los renovados tejados. Estas obras se ejecutaron a raíz del contrato que firmó en su día el Obispado de Córdoba y la empresa Teselas de Córdoba SL, con un presupuesto de 100.000 euros.

De esta forma, según Pérez, se ha concluido "la primera fase de las obras, que completaban las actuaciones referidas al templo" propiamente dicho y que permiten el retorno de la Virgen del Socorro a su ermita, "quedando pendientes las obras de rehabilitación de la Casa de Hermandad y de algunas zonas aledañas a la ermita", que pertenecen a la misma y para lo que son necesarios "unos 90.000 euros".

Ahora la Hermandad del Socorro, que para sufragar las obras ya acometidas llegó a vender trozos de las vigas centenarias que sustentaban la cubierta y que contó también con el respaldo técnico y económico del Obispado y de la Asociación Córdoba Ecuestre, que organizó un festival ecuestre en beneficio de la restauración, no se plantea acciones inmediatas con las que obtener financiación para acometer las obras pendientes. Lo que quiere la Hermandad "es que cuanto antes vuelva la virgen a su ermita".

Ese retorno se hará mediante una procesión extraordinaria este viernes, tras celebrar este jueves una misa de acción de gracias en la Basílica de San Pedro por la acogida dispensada a la Hermandad del Socorro, mientras que será el 12 de marzo cuando tendrá lugar en la Ermita del Socorro la primera misa de acción de gracias por la reapertura del templo.

A partir de entonces, según Pérez, "se reactivará la vida de la cofradía y su economía" y será desde ese momento cuando la hermandad "empiece a plantearse la posibilidad de organizar eventos y averiguar la manera para conseguir el dinero que hace falta para poder acometer la segunda fase de las obras".

CERRADA EN 2007

El mal estado de la ermita, especialmente de las cubiertas, determinó que el 3 de noviembre de 2007 el Obispado de Córdoba obligara al cierre temporal del templo. La imagen titular de la Virgen del Socorro, junto con la de San Rafael, se trasladaron el día 18 de ese mismo mes a la vecina Basílica de San Pedro, dónde se siguieron realizando los cultos de la cofradía hasta ahora.

El templo, situado en la Plaza del Socorro, junto a la Plaza de la Corredera, y construido en el siglo XVII, presenta una fachada de doble altura, que se corona con tímpano abierto con óculo en el centro. El acceso a la ermita se realiza a través de un arco de medio punto con clave resaltada flanqueado por dos pilastras, mientras que un tímpano partido sobre entablamento de trigriflos y metopas policromadas sirve de transición al cuerpo superior, el cual repite el esquema del inferior.

Sobre el basamento, se abre un vano en forma de arco de medio punto que acoge la imagen de la Virgen, flanqueado por dobles pilastras, y coronado con un tímpano cuyo entablemento presenta triglifos y metopas policromadas.

El altar mayor tiene un camarín que alojaba la imagen titular de la Virgen del Socorro. Dicho camarín sobresale en planta y se conecta en altura con el vecino edificio de la calle Toril, de tal modo que al andar por dicha calle se pasa bajo el camarín. Tiene, además, dos ventanas a ambos flancos, que abren a dicha calle, lo cual permitía contemplar a la Virgen desde el exterior.