M.La Junta espera atajar "cuanto antes" el problema de la aparición de siluros en el embalse de Iznájar

El Consejero De Medio Ambiente De La Junta, José Juan Díaz Trillo
EUROPA PRESS
Actualizado 14/11/2011 14:43:41 CET

CÓRDOBA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, espera que se ataje "cuanto antes" el problema que supone para la biodiversidad la aparición de siluros en el embalse de Iznájar, que comprende parte de las provincias de Córdoba, Granada y Málaga, motivo por el que su departamento ha remitido un informe a la Fiscalía de Delitos Ambientales del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), para que sea investigada la "posible comisión de delito contra el Patrimonio Natural y la Biodiversidad".

En una rueda de prensa en Córdoba, Díaz Trillo ha explicado que en este caso "hay avances desde el punto de vista institucional y social", además del trabajo que se realiza para poner en marcha una serie de medidas, de manera que se han abierto "todos los caminos" y entre ellos "el más importante", como es "la toma de conciencia" en el Comité de Pesca del Consejo Andaluz de Biodiversidad, "para que no se nos vaya de las manos".

Y es que, el siluro "es una especie peligrosa que puede acabar con la biodiversidad en la zona y cuanto antes atajemos el problema mejor", indica el consejero, quien advierte de que "se ha creado un efecto llamada en otros lugares de España para determinados pescadores que les interesa venir a pescar esta especie exótica".

En este sentido, el Comité de Pesca del Consejo Andaluz de Biodiversidad, celebrado recientemente, ha aprobado elevar el informe sobre la situación a la Fiscalía para prevenir la expansión del siluro, una especie predadora invasora que ha sido introducida ilegalmente en este embalse.

El aprovechamiento piscícola de especies exóticas invasoras, como el siluro, está prohibido por la legislación vigente estatal y autonómica, por lo que, como medida disuasoria y de control de la pesca intencionada de siluros, también ha sido aprobada la prohibición de la pesca deportiva de grandes peces en la modalidad de 'carpfishing' en este embalse.

En caso de captura accidental de algún ejemplar de la especie será necesaria su extracción y eliminación del medio natural andaluz y ello deberá ser notificado a la Consejería de Medio Ambiente directamente o a través de cualquier agente de la autoridad.

Además de estas medidas restrictivas de la actividad de la pesca, y de intensificar las actividades de inspección y vigilancia, se ha aprobado dar continuidad a las medidas excepcionales establecidas para el control del mejillón cebra en el embalse de Iznájar, las cuales contribuirán a evitar la expansión del siluro en las aguas interiores andaluzas.

PROGRAMA DE CONTROL DE ESPECIES EXÓTICAS INVASORAS

La presencia de esta especie exótica en Andalucía, con la consiguiente amenaza que supone para la biodiversidad andaluza, ha llevado a aprobar su inclusión en el Programa Andaluz de Control de la Especies Exóticas Invasoras, que desarrolla Medio Ambiente desde 2004. Se reforzarán las actuaciones del Programa en materia de divulgación y sensibilización sobre los negativos impactos económicos y ambientales que supone la introducción en el medio natural de especies exóticas invasoras.

También se creará un Grupo de Trabajo para el estudio y planificación de las actuaciones para eliminar esta especie, si bien en otras comunidades autónomas donde también ha sido introducido y donde se estudia se trabaja desde hace años para su erradicación, los esfuerzos han sido hasta el momento "infructuosos" debido tanto a su elevada capacidad de supervivencia ante condiciones adversas como a su gran voracidad, lo que pone en peligro la supervivencia de otras especies autóctonas susceptibles de pesca.

La suelta de especies exóticas en el medio natural es un delito tipificado en el Código Penal y una práctica que daña gravemente el medio ambiente y las economías locales pues, sus aprovechamientos no están permitidos. Tal es el caso del siluro, cuya pesca, al ser especie exótica invasora, "no está autorizada en Andalucía".

Cabe indicar que un informe del grupo de investigación Aphanius del Departamento de Zoología de la Universidad de Córdoba (UCO) para la Consejería de Medio Ambiente advirtió del peligro que supone para la biodiversidad en el río Guadalquivir la aparición del siluro, un pez habitual en las cuencas del Mar del Norte, Báltico, Negro, Caspio y Aral, en el embalse de Iznájar.

Este hecho "podría poner en serio riesgo a las especies autóctonas". Según el estudio, el espécimen capturado en el Guadalquivir corresponde a la especie Silirus glanis, cuyos ejemplares suelen llegar a medir dos metros y pesar cien kilogramos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies