El obispo aboga por la apertura de puertas en la Catedral para el paso de procesiones, "por una razón eclesial"

La Fachada Norte De La Catedral, Con La Celosía Que Se Quiere Abrir (Dcha.)
EUROPA PRESS
Actualizado 12/11/2011 11:48:20 CET

CÓRDOBA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, siendo consciente de que en la sociedad cordobesa hay opiniones a favor y en contra del proyecto de abrir dos puertas en la fachada Norte de la Catedral y antigua mezquita de la ciudad, para permitir así el paso por el interior de las procesiones de Semana Santa, ha abogado por su apertura "por una razón eclesial".

En una entrevista concedida a Europa Press, Fernández ha defendido la necesidad de llevar a cabo dicho proyecto del Cabildo Catedral de Córdoba, que está pendiente del visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía, porque "las cofradías han nacido en la Iglesia y brotan del corazón de la Iglesia, y a las cofradías les hace bien que en su carrera oficial o en su estación de penitencia pasen por la Catedral, como se hace en varias diócesis del entorno, en Andalucía y en otros lugares de España".

A este respecto, el obispo ha argumentado que "el paso por la Catedral no solo supone la vistosidad que puede dar al paso o la cofradía el entrar en este templo grandioso, sino que el paso por la Catedral es, sobre todo, tomar conciencia de que hemos nacido en la Iglesia y que salimos de la Iglesia para celebrar en la calle lo que la Iglesia celebra en los templos. Esa es la Semana Santa".

"Partiendo de ese planteamiento -ha señalado-, el Cabildo está dando todos los pasos para que eso se pueda lograr, pidiendo todos los permisos legales y, lógicamente, los asesoramientos de patrimonio cultural, etcétera, y todo eso lleva sus plazos, sus tiempos y sus consultas", y lo que espera el obispo es "que pueda estar cuando sea y cuanto antes".

En cualquier caso, según ha subrayado, "el Cabildo está actuando con toda delicadeza en relación con el templo, que es único en el mundo, y también en relación con el bien eclesial de esta acción de las cofradías pasando por la Catedral" y, aunque "todos los que estamos implicados en el asunto deseamos que esté cuanto antes", lo cierto es que "el retraso no se debe a nuestra voluntad, sino a los trámites normales que hay que hacer para este tipo de concesiones".

EL PROYECTO

El Cabildo Catedralicio solicitó formalmente el pasado junio autorización para su proyecto, que incidirá sobre la fachada Norte de la Catedral, la que da al Patio de los Naranjos, con el objetivo de abrir dos puertas en ambos extremos de la misma, aprovechando para ello los grandes vanos originales de la antigua mezquita, uno de ellos cegado en el siglo XVIII y otro cubierto por una celosía de madera que data del pasado siglo, obra del arquitecto Rafael de la Hoz.

Por este segundo vano, situado junto a la puerta que permite el acceso al templo de los turistas, entrarían las cofradías y el proyecto prevé que la actual celosía, dado su valor artístico, sea recolocada en otro punto del Patio de los Naranjos, ocupando su lugar una puerta abatible, para facilitar la entrada de los pasos.

La segunda nueva puerta, por la que saldrían las cofradías, se situará junto a la actual zona de salida del templo, junto a la puerta de Santa Catalina, y su apertura, más allá de cuestiones funcionales, permitirá, según el proyecto de los arquitectos conservadores de la Catedral, guardar la simetría del conjunto.

Las dos arcadas elegidas para acoger las nuevas puertas se han seleccionado teniendo en cuenta que los espacios correspondientes en el interior del templo no están ocupados por capillas. La solución técnica elegida es la de puertas acristaladas, de piedra pulida, según la descripción que han realizado los responsables del Cabildo, de color ágata y de similar factura.

Este proyecto, que también contempla la rehabilitación parcial de dos capillas interiores, la de Villaviciosa y la Real, además de la recuperación de varias puertas exteriores que dan a la calle Magistral González Francés, es el que ha de evaluar la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía, que puede proponer cambios en el mismo, si lo considera necesario. Los informes técnicos de supervisión del proyecto corren a cargo del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y de la Comisión Andaluza de Bienes Inmuebles.