Olmo Figueredo califica de “imprescindibles” los efectos especiales digitales “tanto visibles como invisibles”

Kike Mesa y Olmo Figueredo en los cursos de verano de la UPO
UPO
Publicado 11/07/2018 15:18:06CET

CARMONA (SEVILLA), 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El productor de cine Olmo Figueredo ha calificado como "imprescindibles" los efectos especiales digitales "tanto visibles como invisibles" y ha asegurado que el cine "no es un trabajo individual, sino lo más parecido a una cooperativa que existe".

Según ha informado la Universidad Pablo de Olavide (UPO) en un comunicado, Figueredo ha realizado estas declaraciones durante una mesa redonda del seminario 'Los efectos especiales en el cine' que forma parte de la oferta académica de los cursos de verano de la UPO en Carmona (Sevilla) y que se ha clausurado este miércoles.

El productor ha apoyado esta afirmación ilustrando que "cuando algo no sale bien" en el rodaje, siempre se dice "ya se solucionará en 'pospro'", no obstante, ha admitido que en ocasiones "te encuentras con un problema porque a veces hay que hacer magia con poco dinero".

En este sentido se ha pronunciado también el traductor de cine Enrique 'Kike' Mesa, que ha asegurado que el proceso de posproducción de una película es una fase "muy costosa" porque requiere de mucho tiempo y recursos, por lo que "apostarlo todo a la posproducción es un error, es como pegarse un tiro en el pie".

En su opinión, es "incuestionable" la importancia que tienen los efectos especiales "en cualquier tipo de producción", si bien ha subrayado que hubo una época en la que eran protagonistas en una especie de "alarde de productores y directores" y, aunque hoy por hoy no es así, es un "aliado especial" en una película de género y se corre a veces el "error de magnificarlos".

Mesa ha manifestado también que en la industria del cine no se puede hacer un producto en el que se den simultáneamente las variables de "bueno, bonito y rápido", sino que de entre las tres hay que elegir porque "sólo pueden coincidir dos al mismo tiempo". Asimismo, ha aseverado que en su último trabajo, los efectos visuales han copado el 25 por ciento del presupuesto global y han requerido el trabajo de entre 40 y 50 profesionales durante los 10 meses que duró el trabajo de posproducción.

Por su parte, Figueredo ha reconocido que los productores suelen consignar más dinero en previsión de las contingencias que puedan surgir en el capítulo de efectos visuales, por lo que ha recomendado ser "creativos" con la financiación para ir ampliando esta partida recortando de las demás, al tiempo que ha afirmado que los "efectos invisibles" son los más importantes en el cine, y que es usual que los "evidentes" se caigan en el proceso de posproducción.