Padres del joven de Jaén muerto en La Calahorra en 2008 piden que se busque ADN en su ropa

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Padres del joven de Jaén muerto en La Calahorra en 2008 piden que se busque ADN en su ropa

Publicado 19/11/2016 16:53:32CET

GRANADA, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los padres de Javier Joyanes, el joven jiennense que apareció muerto en La Calahorra (Granada) tras asistir a una boda hace ya ocho años, han solicitado, como diligencia de prueba, que se practique un análisis y estudio de manchas existentes en las prendas de su hijo "para determinar si hay ADN en las mismas y su contraste".

Así lo han apuntado a Europa Press los padres, quienes en un comunicado han destacado el "avance en la determinación de ADN" registrado "en los últimos años, que permite identificar a la persona que deja los restos con un irrelevante margen de error".

Los padres han solicitado esta diligencia tras la reciente decisión de la Audiencia Provincial de Granada de ordenar la reapertura de la causa y que se tome declaración a la persona que en su día envió un mensaje a los padres diciendo que la muerte de su hijo no había sido un accidente, testifical que se produjo a finales de esta semana y que "no ha aportado indicios de lo sucedido".

Así, los progenitores apuntan que ya se pidió por el Ministerio Fiscal el análisis de las ropas y se efectuaron por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses dos dictámenes; en concreto, un estudio de signos de violencia en las ropas y un análisis de manchas de sangre.

Para los padres, la prueba solicitada sería "útil y pertinente para arrojar luz sobre los hechos en cuanto a la etiología de las lesiones" y "aportaría indicios de lo sucedido". De hecho, recuerdan que "así ha ocurrido con el asesinato de Lucía Garrido, de la misma fecha, en 2008", cuya asociación les apoya "junto al ex guardia civil Ignacio Carrasco, que ya apoyó a la familia de Lucia Garrido".

EL SUCESO

Eran las 4,46 horas del domingo 7 de septiembre de 2008 cuando Maribel Castilla habló por última vez con su hijo Javier. El joven, de 27 años y vecino de La Guardia (Jaén), había ido a la boda de un amigo a La Calahorra. Doce horas después de esta conversación telefónica con su madre, su cadáver fue encontrado en el campo, en una rambla a los pies de un terraplén de cinco metros de altura.

La versión oficial es que Javier se cayó y murió desangrado. Sin embargo, sus padres discrepan de esta versión y han reunido multitud de pruebas, testimonios e informes que contradicen la versión oficial.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies