PCA asume que la militancia "castigó" a IU por "aceptar recortes" durante su cogobierno en la Junta

El secretario general del PCA, José Manuel Mariscal
EUROPA PRESS/PCA
Actualizado 14/05/2017 11:51:21 CET

SEVILLA, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El Partido Comunista de Andalucía (PCA) ha reconocido que parte de su base social y electoral "castigó" a IULV-CA por "aceptar los recortes por imperativo legal" durante el cogobierno que protagonizó con el PSOE-A en el Gobierno andaluz en la pasada legislatura.

Así se señala en el informe de gestión acordado por el Comité Central de cara al XII Congreso que celebrará el partido entre el 30 de junio y el 2 de julio, recogido por Europa Press, donde los comunistas andaluces indican que aunque entraron a formar parte de la Junta para "para minimizar el impacto de las políticas neoliberales e implementar importantes aspectos programáticos de tipo progresista", este objetivo solo se cumplió "de forma parcial y sectorial".

Si bien explica que formando gobierno con el PSOE-A se cumplió uno de los objetivos que se marcaron, que no era otro que "frenar al PP e impedir su reforzamiento político y organizativo en Andalucía", el PCA considera ahora que para llevar a cabo esta tarea "no requería formar parte del gobierno".

De la misma manera, tras recordar que se planteaban que el objetivo político era que "el régimen en crisis sea sustituido por un bloque político y social andaluz", con el tiempo entienden que la etapa de cogobierno supuso un "obstáculo" para la estrategia de acumulación de fuerza social y política para la ruptura democrática que persiguen.

Y es que, como sostiene el PCA en el documento, ese periodo les "aisló" de una parte de su base social, de otros sectores sociales politizados a raíz del 15M y de otras organizaciones que comparten la estrategia del PCE "y que acabaron cristalizando política, organizativa y electoralmente en Podemos".

Asimismo, advierte que también en ese periodo ciertas organizaciones sociales, sindicales y empresariales alentaban la participación de IU en el Ejecutivo andaluz, "y se mostraban como aliados y colaboradores, pretendiendo actuar como clientela de IU en el gobierno, como lo han sido y siguen siendo respecto del PSOE-A, para desaparecer una vez roto el Gobierno", circunstancia que, añade, "nos proporcionó una falsa ilusión de suma y ampliación de alianzas".

"SOBREESTIMAMOS NUESTRAS FUERZAS"

Entretanto, el PCA también reconoce que "sobreestimó" sus fuerzas pues aunque pensaban que la presencia institucional de IU supondría "trabas" para la recomposición del bipartidismo a nivel estatal, esta tesis "debe ser matizada" ante la emergencia de un tercer partido "del régimen", Ciudadanos, a pesar de la irrupción de Podemos y posteriormente de Unidos Podemos.

De la misma manera, lamenta que el cambio en la correlación de fuerzas y el reflejo institucional de este cogobierno, al contrario de lo que preveía, llegó "a costa" de la influencia social de la coalición de izquierdas, especialmente tras las elecciones autonómicas de 2015, cuando IU estuvo "al borde de quedar sin grupo parlamentario y con el conjunto de cuadros desfondados por la ingente tarea que supuso el periodo de gobierno".

Tras señalar que la coyuntura política andaluza es diferente al resto de la etapa autonómica, "ahora marcada por el pacto PSOE-A-Ciudadanos y por el papel del PSOE-A como garante de la gobernabilidad del régimen", el PCA defiende que "el corte entre los partidos del sistema y la alternativa es más pronunciado que nunca".

"La convergencia de estas mareas en el 28F de 2017 junto con las organizaciones de las Marchas de la Dignidad, decenas de empresas en lucha y las organizaciones políticas que formamos Unidos Podemos son la base para la construcción del bloque político-social alternativo que nos proponíamos en el XI Congreso", prosigue el PCA.

De esta manera, para los comunistas andaluces el objetivo político debe ser que "el régimen en crisis sea sustituido por un bloque político y social andaluz, que luche por la soberanía política de Andalucía en el marco de una república federal y por un nuevo modelo productivo al servicio de la mayoría social".

FINANZAS

En otros asuntos, el mismo informe también se refiere en otro punto a las finanzas del partido para exponer que en 2015 IU sufrió una importante pérdida de ingresos institucionales tras las elecciones autonómicas del 2015, por lo que tuvo que afrontar "un fuerte plan de viabilidad que afectó al partido en una disminución del protocolo financiero y de los ingresos por el alquiler de sede".

Así, y tras aprobar la centralización del porcentaje de la cuota que corresponde a las agrupaciones y las provincias en el Comité Central, en diciembre de 2016 "se ha podido recuperar los ingresos que por protocolo y alquiler el partido recibía, por lo que en este 2017 esta previsto que la cuota baje de nuevo a las agrupaciones y comités provinciales".

De esta manera, el PCA señala que la deuda del Comité Central con entidades financieras "está al día" y, por lo tanto, "cada año ha ido disminuyendo" pero "aún sigue siendo un lastre que limita la capacidad del partido para su autonomía y trabajo político".

Con respecto al trabajo de transparencia en las finanzas, los comunistas andaluces celebran que han avanzado en un presupuesto consolidado del Central con todas las provincias, si bien advierte que "no todas las provincias están al mismo nivel de cumplimiento de lo exigido en el plan de finanzas", considerando "preocupante especialmente" la situación en las provincias de Jaén, Málaga, Cádiz y Huelva, "con estructuras deficitarias y escasa gestión en el tratamiento de la documentación financiera y contable".

PROPUESTAS

De otro lado también recoge una serie de propuestas de cara al futuro tales como proseguir en la sectorialización con la creación de organizaciones y comités de dirección para intervenir en las principales concentraciones obreras, en los principales sectores productivos y otros ámbitos de la sociedad, además de sanear y reforzar la organización territorial del PCA dotándose de un plan de trabajo para las grandes ciudades.

De otro lado, proponen también en el informe formar equipos de dirección externa con dedicación exclusiva o principal, reforzar las alianzas y las plataformas para la revolución democrática y abordar la cuestión nacional andaluza, en el marco del bloque andaluz representado en la Plataforma 4D y en la estrategia por la Revolución Democrática, "cuyo éxito pasa por la construcción de la III República española".

"En definitiva, seguir preparando al PCA organizativa, política e ideológicamente para sus tareas en la revolución democrática y en la lucha por el socialismo", zanjan los comunistas andaluces.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies