La Plataforma Mezquita-Catedral denuncia ante Icomos el "atropello" de los palcos de Semana Santa

Uno de los palcos en el muro Oeste de la Mezquita
PLATAFORMA 'MEZQUITA-CATEDRAL, PATRIMONIO DE TOD@S
Publicado 05/04/2018 16:04:33CET

CÓRDOBA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma 'Mezquita-Catedral de Córdoba, Patrimonio de Tod@s' ha presentado "un informe y una denuncia ante la Junta de Andalucía, Icomos y el Defensor de Pueblo Andaluz, por la instalación de palcos metálicos", con motivo de la Semana Santa, "sobre los muros del monumento", declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, "lo que representa un nuevo y grave ataque contra su integridad".

Según ha informado la plataforma, "la colocación de las tribunas de pago en el marco de la carrera oficial de la Semana Santa se ha efectuado, además, sin el proyecto adecuado, los estudios de planimetría ni la autorización preceptiva, según alertó la propia Comisión Provincial de Patrimonio Histórico en un documento oficial".

Desde 'Mezquita-Catedral, Patrimonio de Tod@s', se ha señalado que en el citado escrito, fechado el pasado 22 de marzo, la mencionada comisión asegura que el proyecto remitido por el Ayuntamiento sobre la carrera oficial "resulta del todo insuficiente" e impide que el órgano colegiado pueda emitir su dictamen, que es preceptivo, aunque no vinculante.

El proyecto enviado, además, "ocultaba la instalación de 64 módulos sobre los andenes del Conjunto Monumental Mezquita-Catedral y su potencial riesgo para la seguridad del templo omeya", y fueron los mismos técnicos quienes, días después, "tuvieron que certificar sobre el terreno la existencia de las tribunas metálicas, que, al parecer, no figuraban en el documento municipal".

La Comisión de Patrimonio Histórico tuvo conocimiento de las "graves deficiencias del proyecto desde, al menos, el 9 de marzo", según cita en su propio documento, con lo que, a juicio de la plataforma, "existió tiempo sobrado, por tanto, para ordenar la retirada de los palcos sin autorización sobre el conjunto monumental, cosa que finalmente no se produjo, pese a que la propia comisión recomendaba una distancia mínima de diez centímetros entre los paramentos de la Mezquita y cualquier instalación pesada".

Todas estas "irregularidades" han sido comunicadas por la plataforma a la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía en un informe detallado, entregado este mismo jueves en la Delegación de Cultura de Córdoba.

La plataforma ha dicho lamentar esta "nueva e injustificada agresión contra el Conjunto Monumental Mezquita-Catedral, que vuelve a evidenciar la arbitrariedad y falta de respeto en la gestión del Cabildo, y la pasividad injustificable de las administraciones en su responsabilidad de protección y tutela del patrimonio histórico andaluz.

En opinión de 'Mezquita-Catedral, Patrimonio de Tod@s', es "notorio, por la documentación" que obra en poder de la plataforma, "que la propia Administración se ha saltado la normativa vigente o, al menos, ha consentido que el Cabildo y la Agrupación de Cofradías coloquen palcos metálicos en un edificio protegido sin tener autorización para ello".

La Plataforma, en su informe, que incluye un dossier fotográfico, solicita a la Consejería de Cultura "que abra de manera inmediata una investigación sobre los hechos y ponga en marcha un expediente sancionador, si corresponde".

Pese a la inexistencia del proyecto preceptivo y a las serias advertencias de la Comisión de Patrimonio Histórico vertidas en su escrito, cuatro días antes de Semana Santa, el delegado de Cultura de la Junta, Francisco Alcalde, "se atrevió dar luz verde a los palcos sobre la Mezquita y a garantizar la seguridad del monumental edificio".

Para la plataforma, "no es un dato irrelevante que el delegado de Cultura haya sido presidente de la Agrupación de Cofradías durante ocho años, lo que", en opinión de la plataforma, "compromete su credibilidad a la hora de tomar decisiones que afectan a las hermandades y ponen en riesgo el Conjunto Monumental Mezquita-Catedral".

Concluye la plataforma destacando que "más preocupantes son las declaraciones de Francisco Alcalde, quien admitió, tras la Semana Santa, que existió riesgo para el patrimonio con la colocación de los palcos, y no hizo nada para evitarlo, tal como le obligan las responsabilidades del cargo", considerando la plataforma que "este nuevo desatino vuelve a poner de manifiesto la necesidad de una gestión profesional y compartida con la Administración pública de un monumento fundamental del legado cultural de Andalucía".