Exigen a Renfe y a Junta "paralizar" el intercambio de trenes con Cataluña

Líderes de Podemos e IU, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, durante la reunión
EUROPA PRESS/IU
Actualizado 19/12/2016 14:23:08 CET

SEVILLA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los coordinadores generales de Podemos e IULV-CA, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, han exigido este lunes a Adif y Renfe "paralizar" el intercambio de trenes de Cercanías entre Andalucía y Cataluña, al tiempo que han reclamado al Gobierno andaluz y a su presidenta, Susana Díaz, "dar un paso al frente" contra el "deterioro" de este transporte en la Comunidad.

Así se han pronunciado ambos dirigentes, en declaraciones a los periodistas, en el transcurso de una reunión en el Parlamento andaluz con concejales y alcaldes de los municipios afectados, un total de 33 entre las dos provincias, y ante una decisión que podría suponer la pérdida de 4.000 plazas en Cercanías entre Sevilla y Cádiz, como ha alertado CCOO.

Maíllo ha explicado que ya se ha comenzado a intercambiar vagones entre Cataluña y Andalucía, de manera que "sustituyen trenes de Cercanías entre Sevilla y Cádiz de cinco unidades por otros de cuatro unidades, y los de cuatro unidades por unidades tres", lo que puede tener "una repercusión en hora punta de hasta el 20 por ciento" de los viajeros.

Ha criticado que esta decisión ha sido tomada "de manera unilateral y opaca", cuando ha advertido de sus "repercusiones" al tratarse de unas líneas --las cinco líneas de Cercanías de Sevilla y la de Jerez-Cádiz-- que, en virtud de los datos del 2015, transportaron a "más 10,5 millones de pasajeros".

Además, a señalado que esta medida puede tener "un impacto tremendo desde el punto de vista directo de la movilidad en las horas puntas y también con carácter indirecto por la repercusión en aumento del atascado ya de por sí transporte terrestre entre Sevilla y Cádiz". Asimismo, Maíllo ha avisado de que también puede tener repercusión de carácter laboral para los trabajadores de Renfe por una reducción del 10 por ciento de la carga de trabajo, lo que podría traducirse en "posibles despidos".

"La ausencia de transparencia de Renfe nos hace temer lo peor", ha sostenido el líder de IU, quien ha lamentado la falta de explicación por este asunto del Gobierno autonómico ante una situación que además, como ha explicado, trasciende al impacto que pueda tener en Cádiz y Sevilla y que sitúa en los problemas ferroviarios que también atraviesan otras provincias andaluz, como Almería o Jaén.

Maíllo ha recordado que ante este "deterioro" en la movilidad ferroviaria en Andalucía, tanto Podemos como IULV-CA han solicitado la comparecencia del consejero andaluz del ramo, Felipe López, así como que los diputados en el Congreso de Unidos Podemos por las provincias de Sevilla y Cádiz aborden también la comparecencia del ministro de Fomento.

De su lado, Teresa Rodríguez ha explicado la "apuesta clara" de su formación por el transporte de cercanías y ferroviario se debe a "una cuestión social, porque el tren es un elemento fundamental de cohesión territorial en Andalucía; por una cuestión ambiental, apostando por un transporte limpio, y porque puede ser un sector tractor de actividad económica en Andalucía".

"La Junta y Susana Díaz, si está en lo que debe estar, debe dar un paso al frente en defensa de nuestro ferrocarril frente a Renfe y Adif", ha recalcado Rodríguez, quien ha explicado que Podemos e IULV-CA defenderán el transporte ferroviario andaluz "de la mano de los concejales y alcaldes de las zonas afectadas".

Así, tanto Maíllo como Rodríguez han urgido al Gobierno andaluz a tomar medias y "tener iniciativa política" en este asunto porque, como ha subrayado el líder andaluz de IU, "aunque no sea de su competencia esta decisión sí afecta a Andalucía y a su movilidad" y "puede provocar que haya gente que quede excluida" en movilidad.

Creen que debe "paralizarse" esta decisión y abordarla junto con el Gobierno autonómico y con los municipios afectados porque "los atascos en horas punta va a suponer que va a quedar excluido un alto porcentaje de población que acude al trabajo, a sus estudios o a otros servicios". "Debe paralizarse esa decisión y abordarla de manera consensuada y participada", ha zanjado Antonio Maíllo.