Un policía local con esclerosis múltiple reclama su derecho a la eutanasia

 

Un policía local con esclerosis múltiple reclama su derecho a la eutanasia

Actualizado 30/10/2012 15:18:32 CET
El agente de Policía Local de Córdoba con esclerosis múltiple
Foto: EUROPA PRESS/BLOG DE MANU GUERRERO

CÓRDOBA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Francisco Guerrero Rivas, agente de la Policía Local de Córdoba, de 56 años de edad y enfermo de esclerosis múltiple, reivindica "el derecho a la eutanasia", al tiempo que critica "la insensibilidad de los gobiernos ante situaciones extremas de ciertos ciudadanos" y reprocha "a la gran mayoría de la ciudadanía su pasividad frente a semejante actitud de sus gobiernos".

   Así lo expone el periodista Manuel Guerrero --sobrino del enfermo-- en una entrada en su blog, adelantada por 'Diario Córdoba' y consultada por Europa Press, en la que informa de que su tío "padece esclerosis múltiple forma primaria progresiva, una variante poco conocida y menos investigada por ser minoritaria --se estima que el 30 por ciento del total de enfermos de esclerosis múltiple-- y para la que en la actualidad no existe tratamiento que ralentice su caprichoso avance, lo que sí ocurre en la forma remitente recurrente de esta enfermedad".

   Los primeros síntomas de la enfermedad "lo sorprendieron muy sutilmente en el año 2002" y desde entonces "la enfermedad ha ido socavando y minando su salud. Su situación actual, a muy grandes rasgos, es la siguiente: puede caminar con mucha dificultad y con la ayuda de un andador de una habitación a otra de su casa, para desplazamientos superiores utiliza una silla motorizada, tiene una gran dificultad para masticar y beber y su habla se ha convertido en ininteligible".

   En este sentido, Francisco Guerrero utiliza un ordenador adaptado para comunicarse y afirma que ha recibido multitud de mensajes desde que publicó una alegoría a tal efecto en el blog, que nació un día que se "encontraba mal" y decidió plasmar en un papel "todo lo que sentía que me estaba haciendo daño". Así, fue acumulando esos momentos, que evolucionaron como "autoterapia" para "desahogarme psíquicamente". Después "nació la idea de hacerla pública y con ella la avalancha de satisfacciones que he recibido en este último mes".

   De este modo, anima a manifestar la opinión en los comentarios de la web sobre "la legalización de la eutanasia y el suicidio asistido como está en los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo". En su alegoría, construida como un recorrido procesal, Guerrero crea un personaje que tras una serie de pérdidas de conciencia, a la que equipara con la pérdida de libertad, decide "peregrinar por los juzgados para conocer qué resolución judicial lo estaba privando de libertad y por qué".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies