PP-A: PSOE-A nos reconoce que la renovación del Consultivo es una "represalia" por pedir que Díaz declare en los ERE

Carmen Crespo
Europa Press/Archivo
Publicado 16/01/2018 13:56:45CET

SEVILLA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del PP-A en el Parlamento, Carmen Crespo, ha asegurado este martes que el PSOE-A ha reconocido al PP-A esta misma mañana que la decisión de renovar el Consejo Consultivo, "tomada unilateralmente y sin consulta previa con el resto de partidos, es una represalia por la decisión del PP de pedir la citación de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, para declarar como testigo en el juicio de la pieza política de los ERE, en el que el PP está personado como acusación popular".

En un comunicado, la dirigente 'popular' ha definido como "el mayor acto de despotismo en la autonomía reciente de Andalucía" la renovación del Consejo Consultivo aprobada esta mañana por decreto en el Consejo de Gobierno, sin diálogo ni consenso con el resto de grupos políticos.
"Es un acto propio del absolutismo, una conducta propia del peronismo", ha afirmado.

Crespo ha indicado que la situación le parece "muy grave", y que denota el "miedo" y la "debilidad" de Susana Díaz. Además, ha recordado que informes recientes del Consejo Consultivo han "tumbado" la Ley autonómica de Formación Profesionales, y han dado "varapalos" a otros textos legislativos.

"El Consejo Consultivo es un órgano independiente, con opinión propia, pero Susana Díaz no lo acepta", ha subrayado Crespo, quien ha criticado el "caciquismo" de una medida que demuestra que el gobierno socialista "se cree el dueño de Andalucía".

Carmen Crespo ha censurado la estrategia de la presidenta de la
Junta para hacer del Consultivo "un órgano monocolor" incluyendo en él a
exconsejeros y expresidentes de la Junta de Andalucía.

La portavoz del PP-A en el Parlamento ha reclamado "consenso" y ha instado al resto de fuerzas políticas a que "se posicionen en contra de esta desfachatez". "Los andaluces quieren consenso, quieren que se actúe
bien, en democracia, y no por soberbia", ha afirmado, añadiendo que la medida daña la credibilidad del Gobierno andaluz.