Preocupación en Asaja-Jaén por la detección en Madrid de un olivo afectado por la bacteria Xylella

Olivar
EUROPA PRESS
Publicado 11/04/2018 14:11:13CET

JAÉN/CÓRDOBA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

La organización agraria Asaja ha mostrado su "gran preocupación" por la detección en Madrid de un olivo afectado por la bacteria Xylella Fastidiosa, un caso que ha sido confirmado por el Ministerio de Agricultura y la Consejería del ramo de la comunidad madrileña.

Pese a que por ahora es sólo una unidad la detectada, la organización ha manifestado su inquietud por el hecho de que en un clima frío como el madrileño se haya propagado la bacteria, lo que desmonta la teoría de que la Xylella sólo es proclive al clima cálido.

El gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, así como el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, han pedido que "se gane tiempo" para estas provincias. "Sin ánimo de alarmar", han apuntado en sendos comunicado que las provincias deben de estar preparada ante posibles casos de Xylella.

Ambos dirigentes han felicitado a la Junta por los controles preventivos realizados, que hasta ahora han dado resultados negativos, pero han insistido en que hacen falta otras medidas más para evitar que, en el caso de que llegue, se propague porque los afectados prefieran ocultarlo.

"Debe haber indemnizaciones establecidas para posibles afectados que cubran las pérdidas, con el fin de que nadie que pueda estar afectado tenga la tentación de callarse, ya que sabemos que la propagación de la bacteria es rápida, por lo que el tiempo es fundamental", ha insistido Valero.

Han recordado que esta misma solicitud ya la hizo Asaja hace unos meses, cuando la Xyella se detectó en almendros de Alicante y donde los afectados, al no tener el apoyo económico suficiente, se están negando a arrancar sus árboles. "El protocolo exige que se arranquen, pero para ello hay que apoyar al agricultor, pues es su forma de vida", han subrayado, al tiempo que han apuntado que es la Administración autonómica la que tiene las competencias en esta materia.

Además, insisten en que es "fundamental" que se extremen los controles fitosanitarios en viveros y fronteras, donde existe el mayor riesgo de propagación de la bacteria.