El primer niño andaluz que ha vivido con un corazón artificial recibe un trasplante en el Reina Sofía de Córdoba

Actualizado 16/07/2009 17:25:40 CET

CÓRDOBA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba han llevado a cabo un trasplante al niño que vivía con un corazón artificial, el primer andaluz a quien se le había implantado un dispositivo de asistencia ventricular que le ha permitido seguir con vida y mantenerse estable a la espera de recibir un nuevo corazón, hecho que se produjo a finales del pasado mes.

El menor sometido al trasplante cardiaco, que tiene ahora 19 meses, se encuentra estable, con evolución favorable y ya ha pasado a planta de hospitalización tras abandonar la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos la pasada semana, según informó hoy el director gerente del citado hospital cordobés, José Manuel Aranda.

Además, el complejo sanitario agradeció la generosidad de la familia del donante, pues al decir sí a la donación permitió que se pudiera llevar a cabo éste y otros trasplantes en personas que necesitaban nuevos órganos para continuar viviendo.

Los cirujanos cardiovasculares que participaron en la intervención quirúrgica, Jaime Casares y Carlos Merino, sostuvieron, por su parte, que las 24 horas posteriores al implante fueron decisivas y complicadas, si bien explicaron que la recuperación en los siguientes días fue muy satisfactoria, de forma que pronto se encontró en condiciones de salir de la UCI Pediátrica y pasar a planta. De hecho, el pequeño se alimenta ya por boca y se espera que, si todo va bien, pueda recibir el alta médica en las próximas semanas.

Merino explicó hoy que la implantación del dispositivo y la realización del trasplante suponen "un paso muy importante para este paciente y abre una nueva vía de la que se podrán beneficiar a partir de ahora tanto niños como adultos".

Este especialista, quien se refirió a la satisfacción del equipo de profesionales del hospital por el logro conseguido, indicó que este hito permite "seguir ampliando las posibilidades de supervivencia a personas en estado grave".

Por su parte, el jefe de servicio de Pediatría, Críticos y Urgencias Infantiles, Juan Luis Pérez Navero, vaticinó que el pequeño tendrá las mismas expectativas de vida que un niño de su edad, mientras que el padre del menor, Juan Carlos Maestre, agradeció el gesto solidario a la familia del donante, a los profesionales del hospital y animó a la población a decir sí a este gesto altruista que salva vidas.

"El niño se encuentra bastante bien, después de estar entre la vida y la muerte", admitió su progenitor, quien agregó que "está igual que cuando tenía 17 meses, con las mismas ganas de comer, de jugar y de vivir".

NUEVE HORAS DE INTERVENCIÓN

La operación que permitió el implante del nuevo corazón se prolongó por un periodo de nueve horas y en ella participó más de una treintena de especialistas, entre quienes figuran, además de los cirujanos cardiovasculares, anestesistas, perfusionistas, instrumentistas, facultativos y otros profesionales de la UCI Infantil y personal auxiliar.

Se empleó la misma técnica que en el resto de los trasplantes cardiacos, aunque entrañó más dificultad que lo habitual a causa, entre otros motivos, de la adherencia que había desarrollado el sistema de asistencia ventricular que había funcionado en lugar del corazón del paciente durante mes y medio.

ANTECEDENTES

El niño trasplantado fue remitido al Hospital Reina Sofía el pasado 7 de mayo ante la sospecha de que padecía una anomalía congénita de las arterias coronarias. En este centro se confirmó, por parte del Servicio de Cardiología del hospital cordobés, que padecía un origen anómalo de la arteria coronaria izquierda, una cardiopatía congénita severa.

El menor se sometió el 13 de mayo a una intervención quirúrgica para tratar de reparar esta malformación, una cirugía correctora de su cardiopatía que consiste en el reimplante de la coronaria izquierda en la aorta.

Tras la operación, los especialistas estimaron necesario usar un sistema de asistencia ventricular (comúnmente conocido como corazón artificial), que hiciera las veces de su corazón hasta que éste pudiera recuperar su función. No obstante, el corazón del pequeño no respondió como se esperaba y el niño entró en la lista de espera para trasplante cardiaco.

SISTEMA PUENTE

Ésta ha sido la primera vez que se ha usado un corazón artificial en Andalucía para un paciente con una cardiopatía congénita y la primera vez que se emplea en España para tratar la patología que padecía este menor.

Por tanto, este corazón artificial le ha permitido esperar en buenas condiciones un trasplante, es decir, ha sido el puente que le ha mantenido con vida y estable hasta recibir su nuevo órgano. El niño ha permanecido este tiempo hemodinámicamente estable, sin respiración asistida y con estabilidad cardiorrespiratoria.

El corazón artificial ofrece una alternativa a personas en situación crítica que necesitan un trasplante de corazón y no están en condiciones de esperar el tiempo necesario hasta que se produzca el donante adecuado.

El dispositivo de asistencia ventricular se conecta al corazón a través de unas cánulas que consiguen que la sangre se desvíe hacia el dispositivo mecánico y regrese al sistema circulatorio por otra cánula conectada a la aorta ascendente.

ENFERMEDAD DE BAJA INCIDENCIA

La enfermedad que padecía el menor tiene una baja incidencia, pues afecta a uno de cada 300.000 nacidos vivos, y consiste en una disposición incorrecta de la coronaria izquierda, que aparece en la arteria pulmonar en lugar de en la aorta.

La función habitual del ventrículo izquierdo es recibir la sangre oxigenada procedente de los pulmones e impulsarla a través de la aorta para distribuirla por todo el organismo. Esta deformación provoca infartos repetidos en el ventrículo izquierdo que poco a poco van incapacitando su función hasta el deterioro definitivo.

El Hospital Reina Sofía es centro de referencia para el tratamiento de cardiopatías congénitas y también para trasplante cardiaco infantil a nivel nacional. Desde que se puso en marcha el programa de trasplante cardiaco infantil en este centro hospitalario cordobés en 1996, se han llevado a cabo 42 injertos de este órgano en pacientes de edad pediátrica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies