PSOE-A reivindica "ser tenido en cuenta" en el PSOE federal como principal gobierno autonómico

Susana Díaz
Europa Press/Archivo
Actualizado 10/07/2017 17:24:58 CET

"El gran partido de la izquierda andaluza, transformadora y con capacidad de gobierno", frente a "populismos de corte caudillista"

SEVILLA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El PSOE-A reivindica en su ponencia marco para el congreso regional que se desarrolla el último fin de semana de este mes que su "voz" tiene que ser "tenida en cuenta" en el PSOE a nivel federal, sobre todo, cuando ostenta el "principal gobierno autonómico socialista ante una mayoría arrolladora del Partido Popular en el Gobierno de España".

"Somos conscientes de la responsabilidad que tenemos como federación socialista más numerosa en España y por ser el partido socialista europeo con más tradición de gobierno de las últimas
décadas", según se recoge en la ponencia marco, consultada por Europa Press y que ha sido difundida este lunes por el PSOE-A a través de su página web.

"A nadie extraña que nuestra voz deba ser tenida en cuenta en el conjunto de nuestro partido federal, sobre todo, cuando hemos sido el principal gobierno autonómico socialista ante una mayoría arrolladora del Partido Popular en el Gobierno de España", según se añade.

Según el PSOE-A, la profunda crisis económica que ha sufrido la sociedad desde 2008 y el desigual reparto de cargas de su coste que ha afectado a las clases trabajadoras y medias, han derivado en una
triple crisis social, política y económica, que ha generado desconfianza de la ciudadanía hacia las instituciones, la política y, especialmente, hacia los partidos políticos que han gobernado
durante esta etapa, propiciando que formaciones de corte populista a derecha e izquierda, y políticos que se proclaman fuera del sistema y contra éste hayan encontrado un espacio donde hacerse oír y apoyo de la ciudadanía.

Sin embargo, en Andalucía, --según se señala-- "la fortaleza del proyecto socialista y la capacidad de interpretación del contexto político nos ha permitido mantener una posición de liderazgo electoral, lo cual no significa que seamos ajenos a los riesgos que implica" esa triple crisis.

"El socialismo andaluz, representado en el PSOE de Andalucía, ha ganado elecciones por su coherencia programática para la unidad de los andaluces con un gobierno de todos y para todos", se recoge en la ponencia, donde se indica que el PSOE-A se presenta como organización autónoma que aspira a la mayoría electoral, con una capacidad demostrada de diálogo político sin miedo a la cultura del consenso.

Se añade que el partido siempre ha rechazado y ha huido de la "radicalidad y cualquier confluencia que acaba denotando la debilidad de sus actores políticos y, como en el caso del histórico partido
comunista y sus coaliciones, su fagocitación".

"Frente a quienes dibujan utopías del pasado y se presentan a la izquierda de la izquierda útil, nos situamos con nuestra agenda reformista, con la convicción de que debemos dar más visibilidad a los actores organizados que comparten con el PSOE-A un proyecto de cambio social en nuestra tierra", recoge la ponencia, donde se añade que los socialistas andaluces defienden "la participación para avanzar en una democracia deliberativa de empoderamiento ciudadano para mejorar las estructuras representativas" y se alejan de la "izquierda improductiva".

CRITICA LOS "POPULISMOS DE CORTE CAUDILLISTA"

El PSOE-A considera que en el actual escenario de incertidumbre, de desconfianza de la ciudadanía en la política, que algunos
quieren aprovechar para acabar con el sistema democrático, es donde "tenemos que esforzarnos y trabajar para devolver la esperanza a las personas y ser fieles a nuestro compromiso de que la modernización de España, y por tanto de Andalucía, depende de una democracia que funcione". Entiende que la crisis de representación afecta más a la izquierda "precisamente porque una democracia débil impide nuestro proyecto de cambio".

Para los socialistas andaluces, la solución al actual escenario de incertidumbre no pasa ni "por el debilitamiento de la voluntad popular, ni tampoco por los nuevos populismos de corte caudillista que pretenden representar en exclusiva a la ciudadanía, sorteando los contrapoderes que funcionan y garantizan la eficacia del Estado Social y Democrático de Derecho que nos hemos otorgado".

El PSOE-A se marca el objetivo de recobrar "la confianza de la clase trabajadora y las clases medias en que la política tiene la capacidad de transformación, cambio y reforma para alcanzar sociedades más justas, integradas e igualitarias". "Debemos ampliar la mayoría social forjada en torno a nuestro partido, sumando los grupos más dinámicos y críticos porque queremos seguir siendo la referencia de la mayoría social andaluza que cree en la política para transformar y mejorar la sociedad", según recoge la ponencia.

Se añade que los socialistas andaluces tienen la obligación de "asumir y ejercer el liderazgo que la sociedad andaluza ha delegado en el PSOE-A y no en otras fuerzas políticas", al tiempo que se apela a la necesidad de "renovar la confianza" de los andaluces, recordando que este partido ha sido el "promotor político del progreso económico y social" de Andalucía.

"Somos el gran partido de la izquierda andaluza, la transformadora y con capacidad de gobierno y útil", según recoge la ponencia, donde se define al PSOE-A como un partido reformista, que alcanza acuerdos sociales y ha construido ese bloque social que integra a las clases trabajadoras y a las medias, hoy duramente golpeadas por la
crisis y sus consecuencias sociales, además de por años de políticas conservadoras.

Asimismo, el PSOE-A afirma que solo desde "un partido cohesionado, útil socialmente e integrador de diferentes sensibilidades" seguirá siendo una organización fuerte a la que la mayoría de la ciudadanía andaluza "otorgue su confianza para continuar avanzando hombro con hombro con ellos en la construcción de una sociedad mejor".

UNA ANDALUCÍA FUERTE Y DE PRIMERA EN UNA ESPAÑA COHESIONADA

En lo que se refiere al debate territorial, la ponencia dejado claro que la Declaración de Granada, respalda por unanimidad por el Consejo Territorial del PSOE en 2013, "constituye nuestro modelo territorial para España y una oferta de pacto político para una
reforma constitucional". "No se presenta como una respuesta al desafío soberanista en Cataluña, sino como un paso imprescindible retardado en el tiempo para la evolución de nuestra articulación como Estado", se indica.

Se explica que la idea fundamental de la Declaración, que hay que convertir "en un eje principal de nuestro discurso, es que el federalismo nos aporta las mejores soluciones para reconocer, respetar e integrar las distintas identidades que conviven en España".

"El federalismo debe ser el modelo definitivo de nuestra organización territorial", según la ponencia del PSOE-A, donde se señala que Andalucía en España, desde que alcanza el autogobierno, ha sido "la garante de la igualdad" y que, en tiempos más recientes, el PSOE-A "lideró dentro del socialismo español la reflexión política sobre las soluciones a la cuestión territorial marcada por los sentimientos identitarios y un imperfecto modelo de financiación autonómica".

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies