Rajoy dice a quienes buscan derogar la Prisión Permanente Revisable que "el dolor de las víctimas no es revisable"

Mariano Rajoy en la convención del PP sobre prisión permanente revisable
ENRIQUE GÓMEZ (EUROPA PRESS)
Publicado 04/02/2018 14:17:28CET

CÓRDOBA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho este domingo entender "que algunos discrepen de la Prisión Permanente Revisable, y están en su derecho, pero la mayoría de los españoles saben que lo que es permanente es el dolor de una madre o de un padre de un menor asesinado, o el de un hijo víctima del terrorismo, y ese dolor, que es permanente, por desgracia no es revisable".

En este sentido, Rajoy, quien ha clausurado en Córdoba la Convención Sectorial del PP sobre la Prisión Permanente Revisable, que ha abierto el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y en la que también ha intervenido el presidente del PP-A, Juanma Moreno, ha señalado que esta pena "es proporcionada a los crímenes que castiga y está en sintonía con lo que prevén todas las democracias europeas de nuestro entorno".

A ello se suma, además, que "hay una amplísima mayoría de españoles que defiende esta medida", ya que la sociedad, antes de la aplicación de esta pena, "y también ahora", reclama lo que supone la Prisión Permanente Revisable, en "respuesta ante los crímenes más graves y execrables".

"No se trata, como dicen algunos, de promover alguna forma de cadena perpetua", sino que, según ha argumentado, "se trata de proteger a la sociedad de delincuentes excepcionalmente peligrosos mientras no esté acreditado que no reincidirán nunca". En definitiva, "se trata de responder a una justa demanda social, de más seguridad, ante los peores criminales".

En este punto, el presidente del Gobierno ha recordado que "la reforma del Código Penal en 2015 fue aprobada por el PP en solitario", pero no estaban solos, sino que contaban con el respaldo, según ha insistido, "de la inmensa mayoría" de los españoles, "que quieren ver protegida su libertad con mayor seguridad", y que creen que "las víctimas merecen el apoyo de toda la sociedad", sobre todo para quienes "sufren los peores crímenes, como el terrorismo o el asesinato de menores".

Por ello, Rajoy, en presencia de los padres de Marta del Castillo y de otras víctimas, ha expresado su apoyo a "la iniciativa de los padres de Diana Quer y de Marta del Castillo", que llevan recogidas "más de dos millones" de firmas para "pedir al Congreso que no se derogue" la Prisión Permanente Revisable.

APLICARLA A MÁS DELITOS

Es más, el presidente del Gobierno ha anunciado la intención de que se amplíe la aplicación de la Prisión Permanente Revisable a más delitos, teniendo en cuenta que en Francia se aplica a 26, en Alemania a 20, en Italia a 19, y en España a ocho delitos. De ahí que ahora el PP quiera ampliar su aplicación a "aquellos casos agravados, en los que el delito causa, no solo un daño permanente e irreparable, sino que provoca un sufrimiento añadido a los familiares de la víctima".

Rajoy ha hecho referencia, en este sentido, a "aquellos casos que hemos conocido de violadores y asesinos que han actuado con especial ensañamiento o que han ocultado el cadáver de su víctima", y "es de justicia", en su opinión, incluir a estos delitos entre aquellos a los que se aplica la Prisión Permanente Revisable.

CRÍTICAS A PSOE Y CS

Rajoy, quien tras su clausurar la convención de su partido ha paseado por el casco histórico de Córdoba, ha indicado también que "hay ocasiones en las que la demanda social y la oferta política caminan por sendas divergentes", lo que le ha llevado a recordar cómo, "en febrero de 2016, Cs firmó con el PSOE un pacto que incluía la derogación inmediata de la Prisión Permanente Revisable, pero ocho meses después, en el Pleno del Congreso, donde habían dicho no, se abstuvieron".

"En otoño pasado seguían en el ni si, ni no", pero, según ha subrayado, "esta vez su abstención tuvo consecuencias", pues, "con su pasividad, contribuyeron a que hoy se esté tramitando en el Congreso una ley para derogar esta pena", con lo que están demostrando que, "ni tienen las ideas claras, ni los principios muy firmes, y no tener esas cosas claras o asentadas, puede tener consecuencias peligrosas para los españoles".