El rector de la UJA espera poder tener "cuanto antes" nuevos terrenos para expandir un campus "ya colapsado"

Fernández de Moya y Parras antes de reunirse para analizar el nuevo PGOU de Jaén
EUROPA PRESS
Actualizado 20/05/2013 16:14:29 CET

Aunque "no es momento de inversiones", señala la importancia de disponer del suelo para planificar el futuro

JAÉN, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El rector de la Universidad de Jaén (UJA), Manuel Parras, ha mostrado su confianza para tener "cuanto antes" el suelo que debe cederle el Ayuntamiento de la capital en virtud del acuerdo firmado en el año 2000 para la construcción del nuevo centro de El Corte Inglés, toda vez que el Campus de Las Lagunillas "está ya colapsado".

Así lo ha puesto de relieve este lunes antes de reunirse con el alcalde, José Enrique Fernández de Moya, en el primero de los encuentros sectoriales con los que el equipo de gobierno del PP quiere explicar a los agentes sociales y económicos el futuro PGOU que, entre otras cosas, "viene a resolver la deuda histórica" que se mantenía con la institución académica al contemplar la cesión de 132.088 metros cuadrados, tal y como ha precisado el regidor.

Al respecto, Parras ha recordado que la cesión se enmarca en el acuerdo a tres bandas por el que la UJA cedía la antigua Escuela de Peritos y Empresariales para la construcción de un nuevo centro de El Corte Inglés, que, por su parte, abonó "en torno a ocho millones de euros" a la universidad, mientras que el Consistorio se comprometió a dotarla con suelo.

Ahora, trece años después, el nuevo planeamiento recoge la reserva de esos terrenos, por lo que el rector ha agradecido la sensibilidad del Ayuntamiento a la petición "sensata" para situarlos como una prolongación del recinto universitario hacia el centro comercial La Loma. "El Campus de Las Lagunillas está ya colapsado y, por tanto, contar con estos terrenos cuanto antes, aunque ahora no es momento de inversiones, es lo mejor para que la propia Universidad de Jaén pueda proyectar un futuro en esa dirección", ha aseverado.

En este sentido, ha constatado que "no es momento de inversiones", pero sí de recibir ese suelo necesario para la expansión de la entidad que dirige. De hecho, ha recordado que "las únicas que se estaban abordando" son las inversiones que contaban con "recursos comprometidos de otras instituciones", puesto que en la coyuntura actual sería "absurdo" y una "locura" plantearse otras.

A su juicio, en cualquier caso, "siempre es momento de planificar", aunque "ejecutar ahora es complicado" en el marco de una "asfixia económica y una falta de inversiones" sobre la que ha dicho esperar que no se mantenga mucho tiempo, porque "si no, es el camino para quedarnos sin universidades". Será entonces, una vez se "despegue", cuando quien tenga la "responsabilidad de decidir" deberá hacerlo sobre el uso de los terrenos.

VILLA

Para Parras, sigue siendo "interesante" la apuesta que él mismo realizó para levantar en ellos una villa universitaria que "permitiese con cierta amplitud ayudar a la internacionalización, fundamentalmente, con la atracción de talento y profesores de otras universidades, que es una debilidad que tenemos en la propia universidad", si bien ha matizado que "el tiempo dirá".

Sea cual sea el destino final de esos más de 130.000 metros cuadrados, el rector ha hecho hincapié en que "lo primero" es tenerlos. Al hilo, se ha referido a procesos "muy largos", como muestra el periodo mismo transcurrido desde la firma del convenio. Así, ha apuntado que desde la aprobación definitiva del PGOU hasta que sean propiedad de la UJA "también luego pasa un tiempo".

Al hilo, el alcalde ha incidido en su interés por que el nuevo planeamiento obtenga ese visto bueno que corresponde a la Junta "para las Navidades" de este año. Ahora y tras su aprobación provisional el pasado 30 de abril por el Ayuntamiento, el documento "está sometido a los informes sectoriales de los órganos competentes" de la Administración autonómica.

DISPONIBILIDAD

"Esperemos que en el verano sean remitidos a la mayor brevedad posible y después, el Consejo de Gobierno, a través del área de Ordenación del Territorio, tendrá un plazo máximo de cinco meses para resolver", ha comentado Fernández de Moya, quien ha añadido que el consejero Luis Planas le manifestó la semana pasada "su plena disponibilidad para estudiar con la mayor sensibilidad del mundo" esa aprobación definitiva.

Y es que, según ha recalcado, se trata de un PGOU que "necesita la ciudad" porque, en primer lugar, "aporta seguridad jurídica de cara a la inversión" y, por otro lado, "viene a resolver problemas" como la cesión del suelo que correspondía a la Universidad de Jaén y que también demuestra la "apuesta por la educación" del equipo de gobierno municipal.