Salud defiende "tolerancia cero" ante agresiones a sanitarios y ve "importante condenarlas como delitos de atentado"

Publicado 05/04/2018 18:23:01CET

De las más de 2.500 sentencias conseguidas por el servicio jurídico del SAS desde 2005, 163 son tipificadas como atentados contra la autoridad

SEVILLA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha vuelto a defender este jueves "tolerancia cero" ante las agresiones que siguen produciéndose a los profesionales del sistema sanitario. En comisión parlamentaria, ha reiterado que ha sido muy importante el trabajo realizado para que estos actos "inaceptables" sean considerados delito se atentado, algo en lo que Andalucía ha trabajado conjuntamente con el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA)

Desde que en 2005, la comunidad se convirtiera en la primera a nivel estatal en poner en marcha un plan específico para prevenir estas agresiones y poner medidas para minimizar su impacto, se han conseguido más de 2.500 sentencias condenatorias por agresiones a profesionales, de las que 163 han sido tipificadas como delitos de atentado (datando las primeras de 2009), ha señalado Álvarez en respuesta a una pregunta planteada por la diputada de Ciudadanos Marta Escrivá.

De las 1.115 agresiones registradas en 2017 en Andalucía, se han realizado 164 asistencias letradas y se han logrado 154 sentencias condenatorias, 32 de ellas como delitos de atentado. La tasa de agresiones, por tanto, ha sido en el último año de 11,43 por 1.000 profesionales, una cifra estable en los tres últimos años. El último dato disponible del Sistema Nacional de Salud (SNS) es de 2011 y es de 12,8 agresiones por 1.000 profesionales.

PLAN INTEGRAL

Según la titular de Salud, el Plan de prevención y atención de agresiones para los profesionales del sistema sanitario público andaluz implantado en 2005 demuestra la "especial sensibilidad y compromiso" de la Administración sanitaria andaluza con este problema "que exige una respuesta de toda la sociedad en su conjunto".

Se trata de un plan que engloba asistencia jurídica, apoyo psicológico, formación y diferentes medidas y protocolos con el objetivo de prevenir y minimizar las posibles agresiones que puedan sufrir los profesionales en sus centros de trabajo. Y establece un protocolo de actuación, en el que se recomienda a los profesionales qué hacer ante una agresión física o verbal.

Dentro de este Plan se ha impartido formación a un total de 54.056 profesionales durante este periodo. El objetivo es que el mayor número posible de profesionales cuente con las habilidades sociales necesarias para evitar y abordar situaciones de conflicto en su relación con los usuarios.

Por otro lado, los centros sanitarios cuentan con más de 20.000 elementos de seguridad tales como dispositivos de alarma o interfonos en consulta, videocámaras de seguridad, salidas alternativas en consulta, instalación de software antipánico en ordenadores o vigilantes de seguridad.

INTERLOCUTORES SANITARIOS PROVINCIALES

Como nueva línea de este Plan, la Consejería de Salud está trabajando ahora en la designación en la designación de la figura del interlocutor sanitario provincial. Esta persona será la encargada de canalizar la comunicación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en cuanto a las agresiones registradas en la sanidad pública andaluza y realizará un seguimiento de las distintas medidas de apoyo a los profesionales que han sufrido una agresión.

Por su parte, Escrivá destaca que los profesionales sanitarios "se merecen trabajar con tranquilidad y centrándose en su labor sanitaria", al tiempo que subraya que "se debe hacer un esfuerzo mayor". Además, apuesta por trabajar en prevención, en la atención una vez que se produce la agresión y "reforzar que los centros tengan los mejores profesionales y un reconocimiento a su labor".