El subdelegado defiende que "las relaciones institucionales deben estar por encima de los colores políticos"

El Subdelegado Del Gobierno Central En Jaén, Juan Bautista Lillo.
EUROPA PRESS
Actualizado 25/01/2012 19:03:53 CET

Ante las reiteradas peticiones del alcalde de Jaén para reunirse oficialmente con Griñán sin que aún se haya producido el encuentro

JAÉN, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Bautista Lillo, ha defendido este miércoles que "las relaciones institucionales deben estar por encima de los colores políticos", de modo que "no se entiende" que el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, no haya recibido aún de forma de oficial al alcalde de la capital jiennense, José Enrique Fernández de Moya (PP), a pesar de que éste lo ha solicitado desde que en junio tomó posesión.

Así lo ha afirmado en una entrevista con Europa Press en la que, preguntado por las reiteradas peticiones del regidor para abordar con Griñán asuntos de interés para la ciudad, algunos de los cuales también pueden implicar al Ejecutivo central, ha declarado que en su "carácter y forma de ver las cosas" no comparte que "haya esta no conjunción de ideas y esta no puesta en escena por ambas partes porque al final perjudicamos no a la administración de un color ni a la de otro; es al ciudadano y eso no se entiende".

"No sé que tiempo le queda de estar al frente de la Junta al señor Griñán pero, aunque sea poco, creo que las relaciones institucionales deben estar por encima de los colores políticos. De eso no me cabe la menor duda", ha aseverado Lillo, quien ha apuntado que este jueves los dirigentes regional y local tendrán la oportunidad de verse en un acto de entregas de viviendas protegidas en la zona del Bulevar jiennense.

En una ocasión similar --la inauguración de la nueva sede del 112 y de la Unidad Adscrita del Cuerpo Nacional de Policía-- coincidieron el alcalde y el presidente del Gobierno autonómico el pasado día 3. Entonces, Fernández de Moya aprovechó para, en un "encuentro informal", plantear a Griñán una nueva propuesta para refinanciar el pago de los vagones del tranvía, de manera que aceptaría su ampliación a 30 años desde los 17 actuales, como había propuesto Obras Públicas, pero incluyendo los cincos primeros de carencia.

Precisamente el tranvía ha sido otro de los asuntos a los que también se ha referido el subdelegado, quien ha dicho que desde "la Administración central, en las competencias que le corresponda, se podrá echar una mano". "Como cosa extraordinaria quizás también, pero la situación económica ya sabemos todos cómo está, no hay dinero de sobra en ningún sitio", ha destacado Lillo, quien ha recordado "todas las gestiones" que está realizando el regidor para tratar de ponerlo en marcha, pero "por lo visto los números no son fáciles".

En su opinión, la instalación del transporte "se planteó con un carácter político y propagandístico con la proximidad de las elecciones" municipales de 2007, y supone una "rémora". "El tranvía será bonito, pero las cosas que se proyectan tienen que ser bonitas y también rentables. De cualquier manera, la inversión está hecha y habrá que sacarlo adelante como sea, pero con un costo económico muy importante", ha señalado Lillo, para quien esta circunstancia "va ser una lacra" para la ciudad en tanto "los número están ahí" y "la inversión realizada, el inmovilizado y el mantenimiento es muy complicado pagarlo con el importe de los billetes".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies