Susana Díaz critica la "deslegitimación" del impuesto de sucesiones y espera un acuerdo con Cs

 

Susana Díaz critica la "deslegitimación" del impuesto de sucesiones y espera un acuerdo con Cs

Contador
Juan Marín pregunta a Susana Díaz en el Parlamento andaluz
EUROPA PRESS/EDUARDO BRIONES
Actualizado 22/06/2017 13:37:07 CET

Traslada a Marín que el grupo de trabajo se reunirá cuando su gobierno conozca las entregas a cuenta del Gobierno

SEVILLA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha criticado este jueves "el proceso de deslegitimación" al que se ha visto sometido el impuesto de sucesiones y donaciones, al tiempo que ha dicho confiar en que su formación logrará un acuerdo con Cs en el marco del grupo de trabajo establecido en materia fiscal y cuya primera reunión se celebró el pasado día 14.

Durante su debate en el Pleno del Parlamento con el presidente y portavoz del grupo de Cs, Juan Marín, Díaz ha dicho que su voluntad es acordar "con diálogo y rigor", consciente de que este impuesto se ha visto sometido a "un proceso de deslegitimación enorme" en Andalucía y en el conjunto de España. "No es un impuesto ni de Andalucía ni que se ha ya puesto sobre la mesa en esta legislatura ni en el pasada", ha advertido.

Según ha explicado la jefa del Ejecutivo andaluz, "es un impuesto de mediados de los años 80, en un contexto económico distinto donde no había clases medias, donde los errores de salto no tenían impacto porque la situación de la población en este país era distinta y su patrimonio también, y en estos meses se ha sometido un proceso de deslegitimación evidente".

"Y como soy consciente de eso también sé, desde la responsabilidad, que tengo que dar respuesta a las clases medias trabajadores que son las que han soportado el coste económico de la crisis", ha manifestado Díaz, quien ha advertido de que "quien quiera hacer otra cosa que lo diga".

Sobre las previsiones que maneja de cara a una nueva reunión de este grupo de trabajo, tal y como le ha requerido Marín, Díaz ha respondido que su previsión es "acordar ingresos y gastos" de manera rigurosa. Para ello, ha considerado fundamental conocer las entregas a cuenta, una información que el Gobierno central les trasladará entre finales de junio y principios de julio.

Así, tras apuntar que esa información será la que marque la fecha de la nueva reunión del grupo de trabajo en materia de fiscalidad, "tan reclamado y ansiado en los últimos días por quienes no querían gobierno ni presupuestos", Díaz ha subrayado que "si no conocemos los ingresos podemos poner en peligro los gastos y el mantenimiento de los servicios públicos".

Al hilo de ello, ha señalado que el 10 de agosto se va a presentar la propuesta de la comisión de expertos sobre el modelo de financiación "y eso va a condicionar décadas los servicios públicos en Andalucía y en el conjunto de España". "Espero que ahí todas las fuerzas de esta Cámara estén, no al lado de este Gobierno, pero sí de los andaluces".

También ha subrayado "lo mucho y bueno que hemos hecho en estos dos años de legislatura" para que muchos andaluces recuperen parte de su capacidad adquisitiva. Así, ha mencionado la devolución del impuesto sobre hidrocarburos, la rebaja de dos puntos del IRPF y la disminución del impuesto de sucesiones y donaciones. "De todo eso vamos a dialogar, pero desde el rigor, abordando de manera conjunta ingresos y gastos, y seguro que llegaremos a un entendimiento", ha zanjado.

MARÍN: "ANOTAMOS SU COMPROMISO"

Por su parte, Marín ha dicho que se queda con la respuesta de Díaz sobre que el grupo de trabajo se volverá a reunir en cuanto se conozca el techo de gasto. "Ese es su compromiso y lo anotamos", ha advertido el dirigente de la formación naranja. Todo ello, después de que en su primera intervención, apremiara a la presidenta a que dijera ella y no el portavoz del Gobierno, Juan Carlos Blanco, cuándo habría una nueva reunión de esta comisión.

"Mi paciencia es infinita pero no la de los andaluces", ha advertido Marín a Díaz, quien aseguraba ante el Pleno que sabía que el dirigente de la formación naranja "no es el Santo Job". Seguidamente, Marín ha mencionado el caso de un ciudadano de la Línea de la Concepción (Cádiz) "que se encuentra parado y al que la Junta le ha embargado sus cuentas porque no puede hacer frente a la liquidación del impuesto de sucesiones y donaciones".

Díaz ha afeado al portavoz de Cs que utilizara este caso concreto "porque no solo se hubiera producido en Andalucía, sino también en Madrid, en Cataluña, en Galicia o en cualquier otro rincón". Y es que, según ha indicado, se trata de un caso de la asimilación a un hijo "que tributaría de la misma manera en todos los rincones de España".

Juan Marín, que ha querido dejar claro que su formación busca "justicia social" y no que Andalucía sea "la república independiente libre del impuesto de sucesiones y donaciones", ha negado que con la bonificación de este gravamen se pongan en riesgo los servicios públicos esenciales, dado que solo supone "el 0,009 por ciento de los ingresos de la comunidad".

"Es una cuestión de voluntad política y de quitarse algunos estereotipos que algunos tienen", ha defendido Marín, para quien "los números cuadran y salen". A su juicio, lo que otros grupos calificaron como "mesa camilla", en relación al grupo de trabajo sobre reforma fiscal, "sí ha servido para bajar los impuestos en Andalucía, y ahora todo el mundo se quiere sentar aunque no darle al botón del sí".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies