Susana Díaz defiende las actuaciones en memoria histórica para "conocer la verdad sin enfrentar"

Susana Díaz, durante el acto
EUROPA PRESS
Actualizado 14/06/2018 10:48:00 CET

SEVILLA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha descubierto este miércoles una placa que señala como Lugar de Memoria Histórica el enclave en el que fue fusilado Blas Intante, Padre de la Patria Andaluza, en el Cortijo 'Gota de Leche' de Sevilla, en la madrugada del 11 de agosto de 1936. La presidenta ha defendido las actuaciones de su Gobierno en relación con la memoria histórica y democrática porque se trata de "conocer la verdad, de recuperar y de dar descanso", sin reabrir "heridas" y sin "enfrentar".

Además de Blas Infante, ese día y en ese lugar, conocido como el kilómetro 4 de la antigua carretera de Carmona, también fueron fusilados José González y Fernández de la Bandera, exalcalde de Sevilla; Manuel Barrios Jiménez, presidente de la Federación Provincial del PSOE; Fernán de Zayas, funcionario municipal y secretario de la masonería andaluza, y Emilio Barbero Núñez, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla.

Susana Díaz ha manifestado que esas personas lucharon por una Andalucía mejor, "libre y justa" y el Gobierno andaluz quiere reconocerlos.

La presidenta ha indicado que el único objetivo de estas actuaciones que está llevando a cabo la Junta es "conocer la verdad, reparar y dar descanso", mientras que no se pretende "reabrir heridas ni enfrentar a ciudadanos". "Se trata, tan solo, de dar ese reconocimiento y reparo justo a los familiares y a quienes dieron su vida por la libertad y por una Andalucía más justa y libre", ha apuntado.

La presidenta ha recordado su compromiso para que en los centros educativos andaluces se dé a conocer nuestra historia y se sepa cuál fue la "barbarie" y cómo se destrozó la vida de tantas personas, de manera que seamos capaces de aprender de aquello para que nunca más vuelva a ocurrir.

Ha indicado que este es el compromiso de una sociedad como la andaluza, "justa con nuestra historia y con quienes la han hecho posible, y que aspira a ser mejor". A su juicio, la manera de conseguirlo y de no volver a cometer los errores del pasado es recordándolos y haciendo posible que las generaciones venideras sepan lo qué sucedió, conozcan la verdad y no cometan los mismos errores.

Ha insistido en el compromiso firme del Gobierno andaluz para conocer la verdad, reparar, resarcir y cerrar heridas y en que en ningún momento se quiere "enfrentar". "No es posible que sin la verdad haya descanso", ha apuntado.

El Cortijo 'Gota de Leche' fue, junto a la casa de Blas Infante en Coria del Río (Sevilla), uno de los dos primeros de los 51 lugares que hasta la fecha han sido catalogados por parte de la Junta como espacios emblemáticos vinculados al golpe militar de julio de 1936, la Guerra Civil y la Dictadura, y que en muchos de los casos sirven además de recuerdo y homenaje a las víctimas de la represión franquista. Estos lugares fueron reconocidos entre 2011 y 2013.

Posteriormente, en julio de 2017, la Junta concluyó la fase de valoración para la declaración de 14 nuevos Lugares de Memoria Democrática, entre los que ya ha sido inscrito en el inventario la esquina de Málaga en la que fue abatido mortalmente Manuel José García Caparrós, en la manifestación por la autonomía del 4 de diciembre de 1977.

Por otra parte, el 14 de junio, se celebra el Día de Recuerdo y Homenaje a las víctimas del Golpe Militar y la Dictadura, tal y como establece la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía.

Con este motivo, se van a celebrar numerosos actos y actividades en todas las provincias andaluzas, con una importante presencial del Gobierno andaluz, que pone de manifiesto la importancia de esta fecha y el carácter transversal de la Memoria, a partir de la implicación de consejerías como las de Educación, la de Cultura, la de Medio Ambiente o la de Justicia.

La importancia de este día responde a la efeméride del 14 de junio de 2003, cuando tuvo lugar la primera exhumación pública tutelada por las administraciones en Andalucía. Fue en Lecrín (Granada) y se buscaban los restos de Aniceto Góngora y 24 personas más.

A pesar del resultado infructuoso de la intervención, esta supuso un punto de inflexión al desarrollo de políticas públicas de Memoria en Andalucía en su máxima expresión, esto es, la recuperación física de las víctimas y la contribución a la reparación moral de sus familiares. Bajo esta premisa han sido desarrolladas desde entonces casi un centenar de intervenciones, con más de 4.100 cuerpos recuperados.