Susana Díaz: Junta convocará 37.115 plazas de empleo público en 3 años para revertir estacionalidad causada por Rajoy

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en el Pleno del Parlamento
EUROPA PRESS
Actualizado 22/03/2018 14:53:41 CET

SEVILLA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha destacado este jueves que la Administración autonómica va a convocar un total de 37.115 plazas de empleo público en los últimos tres años que permiten "revertir la estacionalidad provocada", según ha indicado, por las "limitaciones" impuestas en las tasas de reposición por el Gobierno de Mariano Rajoy.

   Así lo ha indicado Susana Díaz al responder a la pregunta que en la sesión de control al Gobierno andaluz, en el Pleno del Parlamento, le ha formulado el portavoz parlamentario y coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, quien se ha interesado por conocer medidas a adoptar por parte de la Junta de Andalucía en relación al conjunto de trabajadores de la administración andaluza.

   La presidenta ha aprovechado su respuesta para repasar las distintas medidas adoptadas por su Gobierno a lo largo de la actual legislatura para la "recuperación y ampliación de derechos" de los empleados públicos, cuyo "sacrificio enorme" durante lo peor de la crisis económica ha ensalzado.

   Así, Díaz ha aseverado que, "todas las decisiones" que ha tomado el Gobierno andaluz, "ahora y antes, siempre han sido para proteger el empleo público y garantizar el Estado del bienestar en Andalucía", comunidad que, según ha agregado, "siempre ha sido dique de contención que ha permitido mantener" dicho empleo.

   La presidenta ha detallado que, entre los años 2015 y 2017, se han convocado por parte de la Junta "un total de 19.216 plazas para la estabilización del empleo", y para este año 2018 "se prevé una oferta de 7.700 plazas", de forma que "todas estas convocatorias ordinarias, y la extraordinaria" de empleo, "nos va a suponer 37.115 plazas en tres años".

   En esa línea, Díaz ha defendido que, "en un momento de posible recuperación económica y de cambio de ciclo económico", el Gobierno de Andalucía "está liderando y ejecutando la ampliación y recuperación de derechos", con "mejoras" en condiciones laborales, "restaurando pagas extraordinarias", introduciendo en los Presupuestos de 2016 y 2017 unas subidas del uno por ciento, "el porcentaje máximo permitido por la legislación básica estatal", así como "adaptando y ampliando el catálogo de enfermedades que dan lugar a la percepción del cien por cien del complemento de incapacidad temporal", o "reconociendo el permiso retribuido a funcionarias en estado de gestación".

   También ha citado otras medidas como la devolución de "días de vacaciones y de asuntos particulares por razón de antigüedad", y ha señalado que, en este ejercicio de 2018, "los empleados públicos andaluces verán incrementados sus salarios el máximo porcentaje que permita la Administración central", subrayando en todo caso que "ningún empleado público a jornada completa cobra menos de 1.000 euros" en Andalucía.

   Además, ha resaltado que en febrero se ha abonado "el último tramo" pendiente de la extra de diciembre de 2012, así como que se han ido "aumentando todas las ofertas de empleo público" en los últimos tres años, agotando siempre "los limites máximos de la tasa de reposición".

IU: EL PSOE-A "NO PUEDE SOSLAYAR SU RESPONSABILIDAD"

   En su primera intervención, el coordinador general de IULV-CA ha remarcado que la administración pública tiene en Andalucía unas "dimensiones formidables", con "más de 240.000 trabajadores", entre quienes "se lleva la palma el sector de la docencia, con 100.000 trabajadores de los cuales hay un porcentaje que supera el 20 por ciento de interinidad".

   Maíllo ha remarcado que, "en este ámbito, el PSOE-A no puede soslayar su responsabilidad", porque "siempre ha tenido la competencia" desde el Gobierno, y al respecto ha lamentado que "siempre se han enquistado los problemas por una falta de acción política", porque los socialistas "siempre han ido por detrás de los problemas".

   El portavoz parlamentario de IULV-CA ha alertado de que la administración pública andaluza alberga "una enorme disparidad de condiciones laborales y salarios", y se ha convertido en "un laberinto enmarañado donde no se adecúa su estructura a las prioridades", de forma que, junto a "unidades de gestión sobresaturadas de trabajo", hay otras "más bien ociosas".

   Maíllo ha citado también a agencias públicas como la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya), con "más de 5.500 trabajadores", entre ellos los del Plan Infoca, que tiene ahora mismo abierta su "negociación colectiva", una negociación "pendiente desde hace ya cuatro años", lo cual "no es ejemplarizante para el resto de empresas aunque no sean públicas", según ha apostillado.

   Al respecto, Susana Díaz ha indicado que espera que la negociación dé lugar a "un buen convenio colectivo" en Amaya, y ha pedido a Maíllo que "haga balance" y analice "cuántos" derechos "y a qué velocidad" se están recuperando entre los empleados públicos "y compare" con lo que ocurre en el resto de España.

LEY DE FUNCIÓN PÚBLICA

   Sin embargo, el representante de IU ha reprochado a Susana Díaz que haya "olvidado otra vez" anunciar cuándo va a llevar al Parlamento andaluz "la Ley de Función Pública que prometió en su discurso de investidura", y ha acusado a la Junta de no atender "con valentía la reordenación del sector público", algo que ha vinculado a que la presidenta socialista "gobierne con" Ciudadanos (Cs), algo que ha negado la jefa del Ejecutivo andaluz, que ha recordado que lo que suscribió con el partido naranja en 2015 fue un acuerdo de investidura.

   Maíllo ha aludido al acuerdo sobre financiación autonómica alcanzado entre PSOE-A, PP-A, Podemos e IULV-CA para defender que "cuando se afronta un debate político y se analiza una cuestión estratégica se puede llegar a acuerdos" entre fuerzas de izquierda sobre "materias muy importantes".

   Susana Díaz ha replicado al respecto al representante de IU que, "cuando se vuelven posibilistas, se puede llegar a acuerdos", pero ha acusado al líder de la federación de izquierdas de haber provocado las elecciones autonómicas de marzo de 2015, de las que este jueves se cumplen tres años, porque "no quiso mantener el Gobierno de izquierdas" que había en la Junta "porque estaba pensando en la sopa de letras, y abocó al Gobierno a acudir a las urnas para que hablaran los andaluces".

   Al margen de ello, Maíllo ha emplazado a Susana Díaz a plantear "medidas valientes en la administración pública que demuestren que se pueden hacer las cosas de otra forma en relación al Gobierno del PP", así como que proponga "un convenio marco para el conjunto de agencias y entes instrumentales que le sirva de anclaje a los convenios específicos de la empresa", además de "una línea de paridad en los cargos directivos del empleo público", y abordar "la conciliación en la empresa pública".

   También ha pedido a Díaz que "evalúe el Servicio Andaluz de Empleo", así como que "haga participar a los empleados públicos en aquellos ámbitos sectoriales en los que pueden aportar algo", y potencie "a los trabajadores públicos frente a contrataciones de empresas privadas para labores que pueden hacer ellos".

   Finalmente, Maíllo ha reclamado a Díaz que se reúna con los docentes, y ha defendido que se establezca un "suelo" del cinco por ciento del PIB para la inversión en educación. "Sea valiente", le ha pedido a la presidenta, antes de recomendarle que no se comporte de manera que le pueda pasar como decía Marco Aurelio, que "si uno lo olvida todo, pronto se olvidarán a usted".

   Susana Díaz, por su parte, ha concluido asegurando que, "en el ámbito de nuestras competencias", la Junta va a "continuar con la negociación colectiva y la aplicación de las cláusulas sociales sin querer engañar a nadie diciendo que todo se puede prestar desde lo público", y todo ello "porque estamos convencidos de que la recuperación económica será tal si cura las cicatrices de la gente", según ha zanjado.