La Audiencia juzga este jueves a un padre acusado de abusar y violar a su hija desde que tenía 9 años

Actualizado 03/06/2015 14:16:27 CET

JAÉN, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Antonio Ramón R.M., un vecino de Pozo Alcón (Jaén), de 49 años, se sentará este jueves en el banquillo de la Sección Segunda de la Audiencia de Jaén acusado de abusar y agredir sexualmente a su hija cuando ésta tenía nueve años. Los abusos y las agresiones se prolongaron, según mantiene la defensa ejercida por Amuvi, hasta que la menor tuvo 15 años. En la actualidad tiene 27 años y no fue hasta 2013 cuando se decidió a poner la denuncia contra su padre.

Fue el hermano menor de la niña el primero que dio la voz de alarma en los Servicios Sociales de Pozo Alcón cuando la menor tenía 14 años. Sin embargo, acabó negando los hechos. También su madre acudió con ella a los Servicios Sociales y reconoció lo que estaba pasando, pero acabó, al igual que el hijo, negándolo todo.

Tras dos intentos de suicidio, los Servicios Sociales consiguieron sacar a V.R.M. del domicilio donde residía con sus padres y sus otros dos hermanos. Su salida del domicilio, con 23 años, fue para ir a una casa de acogida donde comenzó su tratamiento y terapia. Dos años fue lo que necesitó V.R.M. para presentar la denuncia contra su padre en los juzgados de Cazorla.

Finalmente, la niña, que en la actualidad tiene 26 años, verá a su padre sentado en el banquillo de los acusados. El Ministerio Fiscal no ha ejercido acusación, algo con lo que tendrá que pelear Amuvi como acusación particular ya que el fiscal ha pedido en varias ocasiones el sobreseimiento del caso amparándose en la no existencia de pruebas.

Por ello, durante la vista están llamadas a declarar trabajadoras de los Servicios Sociales de Pozo Alcón para demostrar que las agresiones y violaciones continuadas fueron una realidad. Amuvi también apoyará su acusación en el estudio realizado por forenses que determinan que el testimonio de V.R.M. es creíble.

Además de los 15 años de prisión, la acusación particular reclama al acusado 60.000 euros en concepto de indemnización por los daños ocasionados a su hija y las secuelas fruto de seis años en los que, según la acusación particular, la niña estuvo sometida a insultos, tocamientos y agresiones sexuales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies