Condenado a tres años y medio de cárcel por conducir ebrio y causar la muerte del copiloto

Publicado 25/06/2015 16:38:11CET

JAÉN, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 1 de Jaén ha condenado a tres años y medio de prisión a un joven de 24 años, Pedro C.G., por un delito de homicidio imprudente en concurso con otro de conducción temeraria por circular ebrio con su turismo y acabar empotrando su vehículo contra la fachada de dos viviendas en Los Villares (Jaén) en un siniestro en el que falleció el copiloto, un joven de 17 años.

La sentencia recoge que el 20 de agosto de 2011, el acusado "puso en peligro su vida y la de otras personas" no sólo por el hecho de "conducir bajo los efectos del alcohol y a velocidad excesiva, sino también porque llevaba de fiesta desde por la mañana en la playa y estaba muy cansado, como el mismo admitió, y aún así continuó de fiesta por la noche, ingirió bebidas y cometió la grave imprudencia de conducir su coche".

Durante el juicio, el acusado declaró que "fue un momento en el que cerré los ojos, décimas de segundo. Cuando los abrí estaba en el fondo de la calle, intenté frenar pero perdí el control al intentar esquivar un coche y acabé dándome con la esquina de la casa". El acusado reconoció en el juicio que se había tomado "dos mojitos y dos refrescos", pero que cuando se cogió el volante se encontraba "bien". Las pruebas de alcoholemia practicadas arrojaron un resultado definitivo de 0,42 miligramos de alcohol por litro de aire expirado.

El accidente tuvo lugar sobre las 7,50 horas cuando el acusado, después de pasar una noche de fiesta con su grupo de amistades, se montó en el coche para llevar a dos amigas y a la víctima hasta sus domicilios. Primero dejó a las dos chicas y después continuó la marcha con la víctima que, según el atestado de la Guardia Civil, viajaba en el momento del accidente sin el cinturón de seguridad.

Un joven testigo ocular del accidente ha señalado que el coche circulaba "muy rápido", aunque el acusado negó este extremo en su declaración. Finalmente la sentencia recoge como hechos probados que el acusado conducía a "excesiva velocidad".

La sentencia recoge también el pago de una indemnización de 135.000 euros para los padres del joven fallecido y la retirada durante seis meses del permiso de circulación.