Fiscalía mantiene la petición de cinco años de cárcel al acusado de abusar de la nieta de su mujer

Publicado 24/06/2015 11:51:03CET

GRANADA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Granada ha mantenido este miércoles su petición de cinco años y tres meses de prisión para un hombre acusado de abusar sexualmente de la nieta de su esposa, una niña de siete años, en su propio domicilio, situado en Maracena (Granada).

Se trata del procesado José G.R., al que el fiscal le atribuye un delito continuado de abusos sexuales, por el que ha sido juzgado en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

Según el Ministerio Público, en fecha no completamente determinada del año 2012, el procesado, durante periodos en los que la menor, nacida en 2005, se encontraba en su casa y, aprovechando las ausencias de su abuela, con la que él estaba casado, en numerosas ocasiones sentó a la niña en una mesa del salón o sobre sus rodillas y le dio besos en la boca "guiado por el ánimo de satisfacer su deseo libidinoso".

El hombre, ya jubilado, ha negado que haya besado en la boca a la niña con ánimo libidinoso, como le acusa el fiscal, y ha afirmado que con la menor tenía una relación como "de abuelo". De hecho, él se llevaba también muy bien con sus otros tres hermanos, dos niñas y un niño, y ha dicho desconocer las razones de la denuncia, aunque la ha atribuido a una mala relación con la madre de la menor.

La madre ha comparecido como testigo y ha señalado que en la época en la que supuestamente se produjeron los hechos ella se estaba separando de su marido, y que siempre ha tenido muy buena relación con su suegra --la mujer del inculpado-- y con su esposo. Ha indicado que la niña le contó primero lo sucedido a su tía, después de que se negara a ir a casa de sus abuelos paternos, y que después ya se lo relató a ella.

Asimismo, el tribunal ha reproducido en un ordenador la declaración que en su día hizo la niña, en la que termina diciendo que al que ella llama "el abuelo Pepe" la sentaba en sus rodillas y le daba besos en la boca, razón por la que había dejado de ir a su casa.

Las psicólogas que se entrevistaron con la niña hasta en tres ocasiones han descartado que la menor actuara "aleccionada" o "adoctrinada" por su madre, y han mantenido que su testimonio fue "escueto" aunque "espontáneo" acerca de los besos en la boca que le daba presuntamente el marido de su abuela, ante lo que mostraba "desagrado" y "vergüenza".

Tras la comparecencia de las expertas, el fiscal ha mantenido sus conclusiones, y la defensa ha reclamado la libre absolución, con lo que el juicio ha quedado visto para sentencia.

La madre de la niña denunció los hechos en el juzgado el 23 de julio de 2013, según el Ministerio Público, que además reclama para el inculpado, sin antecedentes penales, que no se acerque a la menor o se comunique con ella por un periodo de siete años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies