TSJA achaca la libertad del presunto pederasta a que han prescrito delitos y que las pruebas pueden ser "ilícitas"

Actualizado 25/01/2014 16:18:24 CET

JAÉN, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha justificado la puesta en libertad este viernes de A.B.G., hombre al que, gracias a una serie de vídeos sustraídos de su casa la Policía Nacional detuvo el pasado mes de diciembre en Jaén como presunto autor de abusos sexuales a menores, en que los hechos cometidos sobre tres de las víctimas "han prescrito", y ninguna de éstas ha formulado reclamación judicial, por lo que "se reduce el riesgo de fuga". Además, explica que el hecho de que el presunto ladrón haya reconocido que accedió a la vivienda "con la única y exclusiva finalidad de encontrar pruebas que incriminen al imputado y hacerlas llegar a la Policía" provoca que las grabaciones en las que se sustenta la investigación "puedan ser consideradas prueba ilícita y no puedan ser tenidas en cuenta".

Así lo recoge el auto de libertad del Juzgado de Instrucción número 2 de Jaén, al que ha tenido acceso Europa Press, que indica además que el Ministerio Fiscal, a cuya instancia se acordó la medida de prisión, "ha emitido informe favorable a la puesta en libertad del imputado".

Tras los acontecimiento de la última semana, el Juzgado considera que las causas justificativas de la medida cautelar de prisión provisional "se han visto modificadas por el resultado de la instrucción". Así, asegura que ya se han recogido, según informa la Policía Nacional, la totalidad de los indicios incriminatorios, "por lo que la libertad no podrá afectar a la eficacia de la instrucción".

Asimismo, el auto indica que la pena que eventualmente pudiera imponerse "es posible que no fuera elevada a la vista de que los hechos cometidos sobre tres de las víctimas han prescrito por el transcurso de más de 15 años desde su comisión", lo que se ha comprobado tras recibirles declaración, y, añade, "sin que ninguna de estas tres víctimas formulen reclamación judicial", lo que "además reduce el riesgo de fuga".

LAS PRUEBAS PUEDEN CONSIDERARSE "ILÍCITAS"

Así las cosas, el juez tilda de "trascendental" el hecho de que esta misma semana fuese puesto a disposición judicial una persona "que reconoce haber sido el autor de un delito consistente en acceder sin autorización judicial a la vivienda del imputado con la única y exclusiva finalidad de encontrar pruebas que incriminen al imputado y hacerlas llegar a la policía". "Este hecho provoca que las grabaciones de las que deriva la investigación puedan ser consideradas prueba ilícita y no puedan ser tenidas en cuenta", asegura en el auto, fechado en el 24 de enero.

Y es que, sostiene el documento, "esto se hace en lugar de denunciar los hechos a la autoridad y que pudiera haberse acordado una entrada y registro judicialmente, lo que hubiera salvaguardado la validez de las pruebas". Considera así que dicha actuación, "lejos de beneficiar al descubrimiento y posible condena del responsable, ha provocado un gravísimo perjuicio a la causa, además de constituir un delito".

Cabe recordar que A.B.G. salió este viernes de prisión, donde se encontraba desde su arresto. No obstante, esa misma noche, los vecinos de la calle Hospital de San Miguel de la capital jiennense, donde reside este hombre, solicitaron la presencia policial al percatarse de que éste había regresado a su domicilio.

"Llamaban para decir que no querían que estuviera allí", ha relatado la Policía, que, ante esta situación y dado que el presunto pederasta no tenía otro lugar al que ir, trasladó al mismo hasta dependencias policiales, donde ha pasado la noche de este viernes y de las que salió por la mañana.

La puesta en libertad de esta persona se produce en la misma semana de la entrega a la Policía, este pasado miércoles por la mañana, del joven de 20 años que ha declarado ser la persona que entró en el domicilio de este hombre y sustrajo las cintas de vídeo que permitieron su identificación y detención.

Según el relato de la Policía, el supuesto pederasta utilizaba su condición de entrenador de fútbol-sala para contactar con los menores, ganándose la confianza de los mismos en las instalaciones deportivas en las que trabajaba, y les convencía para ver juntos películas de contenido pornográfico, tras lo cual presuntamente incitaba a los pequeños a masturbarse y finalmente abusaba sexualmente de ellos.

El arrestado había denunciado en Comisaría nueve días antes que había sufrido un robo en su domicilio, al que habrían accedido a través de una ventana, si bien en dicha denuncia informaba de la sustracción de varios pequeños electrodomésticos, pero no de la cámara ni de las cintas de vídeo que permitieron su arresto, realizado por agentes adscritos a la UDEV de la Unidad Territorial Operativa de Policía Judicial de la Comisaría de Jaén.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies