Valderas aboga por que la justicia "siga su camino" en las presuntas facturas falsas de UGT-A y en Invercaria

 El Vicepresidente De La Junta, Diego Valderas.
EUROPA PRESS
Actualizado 27/06/2014 12:47:51 CET

GRANADA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Junta y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, ha señalado este viernes que tanto en el caso de las presuntas facturas falsas de UGT-A para cursos de formación subvencionados por el Gobierno andaluz como en Invercaria "la justicia tiene que seguir su camino, alcance a quien alcance y caiga quien caiga".

A preguntas de los periodistas antes de inaugurar la Asamblea de la Confederación de Empresas Pequeñas y Autónomos de Andalucía (Cempe-A) en el Parque de las Ciencias de Granada, Valderas se ha mostrado partidario de que la justicia "intervenga si existe cualquier anomalía", ya sea en Invercaria, en UGT o en "cualquier otro aspecto de la Administración" y de las personas ligadas a lo público.

También ha abogado por que lo haga de una forma "ágil", dado que "la sociedad necesita de la justicia respuestas rápidas".

"Es esto creo que lo tenemos claro desde IU, el Gobierno a gobernar, el Parlamento a legislar y la Justicia a ejercer justicia" y ésta debe "seguir su camino", "tenga el color político que tenga la persona afectada como dirigente público en el uso de fondos que tienen que tener el mayor celo", ha defendido Valderas en el caso concreto de UGT-A.

En este sentido, se ha mostrado partidario de caminar hacia una sociedad donde los dirigentes públicos tienen que tener "el máximo cuido y celo" con lo que "es de todos", mirando además por su "eficiencia".

Valderas ha hecho extensivo este planteamiento a Invercaria al ser preguntado por el último informe del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional.

Este documento concluye que Juan María González Mejías, sobrino del expresidente del Gobierno Felipe González que durante unos meses llegó a ocupar el cargo de presidente de Invercaria, "debe considerarse como un trabajador fantasma o intruso, es decir, que constando formalmente como trabajador dado de alta en la Seguridad Social, en realidad no presta servicio de forma efectiva" en esta empresa pública de inversión en capital riesgo de la Junta.