Varias asociaciones agrarias critican el perjuicio de la entrada de patata vieja francesa para productores andaluces

Representantes de Asociafruit,PAG Sevilla y Areda en rueda de prensa
EUROPA PRESS/ ASOCIAFRUIT,PAG SEVILLA Y AREDA
Publicado 06/06/2017 15:13:02CET

SEVILLA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Diversas asociaciones agrarias, como la Asociación de Empresas Productoras de Frutas y Hortalizas y Exportadoras de Andalucía y Extremadura (Asociafruit), PAG Sevilla y la Asociación de Regantes de Andalucía (Areda) han criticado la situación que están atravesando los productores de patata en Andalucía por la entrada "permanente" de la patata vieja francesa de baja calidad, frente a la patata nueva española de mayor calidad.

En un comunicado conjunto, el presidente de Asociafruit, Marco Antonio Román, el secretario general de PAG Sevilla, Juan Carlos Pallares, y el representante de Areda Anibal Román, han recordado que este sector genera más de 18.000 empleos en toda España, con una producción media de 250.000 toneladas en Andalucía, donde se cultivan 6.000 hectáreas, "menos de la mitad que hace diez años, donde en Andalucía se sembraban 15.000 hectáreas de patata".

Asimismo, han recordado que "los consumidores tienen que saber que la patata fresca española conserva todos sus atributos nutritivos y culinarios, ideal para el proceso de fritura donde el resultado es una patata dorada, crujiente por fuera y cremosa en su interior; frente a la patata vieja francesa que ya ha perdido la mayor parte de sus atributos nutritivos y culinarios, transformando el almidón en azucares, que queman la patata en la fritura, dejándola pocha porque absorbiendo mayor cantidad de aceite al haber perdido sus propiedades tras el largo periodo de almacenamiento a la que se somete (ocho meses) a baja temperatura (cuatro grados)".

"No entendemos la estrategia de la gran distribución conjunta con los embolsadores, que incumplen sus propios compromisos, el ofrecimiento a los consumidores de productos locales" cuando en realidad lo que se les ofrecen es mayoritariamente patata vieja francesa", han expresado los representantes de Asociafruit, PAG Sevilla y Areda.

A su juicio, "esto ya supone unas pérdidas solo para los productores andaluces de más de 50 millones de euros en esta campaña, un 50 por ciento del precio de la pasada campaña 2016, que se pago a la producción a razón de 0,40 euros por kilogramos, frente a los 0,20 euros por kilogramos de media para la presente campaña, cuando los costes de producción se sitúan en 0,30 euros por kilogramos, muy por encima de los precios actuales", han añadido.

Tanto el presidente de Asociafruit, Marco Román, como el secretario general de PAG Sevilla, Carlos Pallares y el representante de Areda, Anibal Roman no han dudado en calificar de "engaño" a los consumidores, la venta de patata vieja francesa en los lineales de la distribución española cuando en su publicidad alardean de ofrecer a los consumidores españoles "productos locales".

"Sorprende aun más, que sea el mercado centroeuropeo el principal destino de la patata nueva de Andalucía de máxima calidad y por el contrario que sean los hiper españoles, con el apoyo imprescindible de los embolsadores, los que se encargan de forma permanente de boicotear los productores de patatas andaluces, impidiendo que el consumidor nacional pueda disfrutar como ellos publicitan, de un producto local de máxima calidad y mas saludable", han reiterado Asociafuit, Pag Sevilla y Areda.

Por otro lado, han recordado "que la patata es el primer producto alimentario consumido en el mundo, tras el arroz y el trigo". Así, han explicado que "la solución a este problema pasaría por el incremento del consumo nacional, dándole la oportunidad al consumidor de elegir patata nueva española, puesto que en nuestro país el consumo medio de patata esta en 22 kilogramos por persona, frente a los 45 kilogramos por persona de consumo europeo".

Asociafruit, PAG Sevilla y Areda han criticado igualmente la "pasividad" de las autoridades españolas, tanto de la Junta de Andalucía como del Gobierno de España "que siguen sin hacer prácticamente nada ante esta situación".

"Nos preguntamos quién defiende nuestros intereses como productores de patata española de máxima calidad, y, por ende, quién defiende los intereses de los consumidores para ofrecerles una patata de calidad y saludable", han aseverado las tres organizaciones, que anunciarán nuevas medidas en los próximos días.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies