Villacarrillo recupera los refugios antiaéreos de la Guerra Civil para su uso turístico

Visita al refugio antiaéreo de Villacarrillo
AYTO. DE VILLACARRILLO
Actualizado 10/06/2018 18:40:22 CET

VILLACARRILLO (JAÉN), 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Villacarrillo (Jaén) ha rehabilitado los refugios antiaéreos que se construyeron en 1937 bajo la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción con el fin de que puedan ser visitados e incluidos en las rutas turísticas. Son casi 300 metros de galerías que han sido iluminados y acondicionados con el fin de mostrar este tipo de construcciones que se remontan a la Guerra Civil.

Fue un decreto del Ministerio de Defensa de la República el que ordenaba la construcción de refugios antiaéreos para proteger a la población civil de eventuales bombardeos durante el conflicto. Entre las recomendaciones estaba la de que se construyeran debajo de iglesias y colegios, por pensar que estos enclaves no serían blanco de los ataques del bando nacional. Así lo relata a Eurpa Press Francisco Coronado, miembro de la Asociación Amigos de la Historia de Villacarrillo y una de las personas que mejor conoce cómo se levantó el refugio.

En el caso de Villacarrillo, el Comité Local de Defensa Especial contra Aeronaves eligió hacer una entrada desde el lugar en el que se encontraba el antiguo mercado de abastos. Fueron presos políticos del bando nacional procedentes de la prisión del partido judicial de Villacarrillo los que se encargaron de realizar las obras y de llegar a habilitar un refugio debajo de la iglesia, en concreto a 14 metros por debajo del suelo del templo.

"Las obras comenzaron en 1937 y finalizaron en 1938, pero nunca se llegó a utilizar porque estábamos muy lejos del frente y aquí no llegó la aviación", señala Coronado, al tiempo que estima que el coste de construcción rondaría en dinero de ahora unos 900 euros, "una cantidad muy importante en aquellas época donde no había ni para comer".

Finalizada la Guerra Civil fueron los comerciantes del mercado de abastos los que utilizaron la entrada más próxima del refugio para guardar y almacenar los productos frescos. En 1964, el mercado cambió de ubicación y en su lugar se habilitó una plaza, la de Juan XXIII. Las tres entradas al refugio quedaron selladas. En 1999, el Grupo de Espeleología de Villacarrillo consiguió acceder y llegar a las galerías, ofreciendo importante información de su estructura, a partir de ahí comenzaron diversas actuaciones para poder ser recuperados.

El alcalde de Villacarrillo, Francisco Miralles (PP), ha indicado que los casi 300 metros de galerías que conforman el refugio "son un reclamo turístico y parte viva de nuestra historia", por eso "cuando nos planteamos la necesidad de reabrir los refugios lo hicimos desde la necesidad de mantener, no transformar, sino de recuperar" este espacio.

El Ayuntamiento ha llevado a cabo en los últimos años actuaciones de mejora hasta permitir la reapertura con garantías para ser visitada, y que ha supuesto la mejora en el pavimento, la instalación de una iluminación estanca y un nuevo acceso a la plaza Juan XXIII que permita hacer un recorrido por las galerías subterráneas del refugio y volver a la plaza. El proyecto ha estado incluido en las obras del PFEA 2017.

La Asociación Amigos de la Historia ha documentado y ofrecido datos sobre el proceso de construcción de los refugios y sus usos a lo largo de la historia. Los refugios junto con la parroquia, se encuentran en el programa 'Tesoros Escondidos' que desarrolla la Asociación de Desarrollo Rural de la Loma y Las Villas para ser visitados en verano y otoño.

Contador
Francisco Javier Fernández

Francisco Javier Fernández

Consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía

27/06/2018

Patrocinado por