Villalobos urge respuestas a financiación local, superávit, techo de gasto y plusvalía

 

Villalobos urge respuestas a financiación local, superávit, techo de gasto y plusvalía

Fernando Rodríguez Villalobos
EUROPA PRESS/FAMP
Actualizado 05/07/2017 12:46:51 CET

SEVILLA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y de la Diputación provincial de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha pedido este miércoles respuestas "solventes e inmediatas" para resolver la financiación local y abordar debates como la necesaria aplicación del superávit, la flexibilización del techo de gasto y la reformulación del impuesto de plusvalías "no perjudicando al ciudadano, pero no mermando la capacidad de ingresos de los consistorios".

Villalobos, que ha pronunciado la conferencia 'Municipalismo Postcrisis, ¿Optimismo o pesimismo' en el Club Antares de Sevilla, ha recordado que la crisis se cebó de forma particular con los ayuntamientos, porque si lo que se derrumbó estrepitosamente fue la burbuja inmobiliaria, las tasas e impuestos de ese ámbito son en su mayor parte de competencia municipal.

"Así que se nos rompió 'el canasto del pan', como decimos en los pueblos, y tuvimos que levantarnos casi desde la nada", ha indicado Villalobos, quien ha lamentado, en relación con las medidas y planes de ajuste que se adoptaron a raíz de la crisis, que para algo tan necesario como pagar a proveedores, el peaje fuera suscribir préstamos con la banca e incrementar nuestra deuda viva en más de un cinco por ciento de manera global.

"Cuando la deuda pública ya era un gran problema, a nosotros se nos gravó con más deuda pública, en lugar de arbitrar fórmulas de liquidez municipal a bajo coste", ha indicado el presidente de la FAMP, quien ha señalado que la deuda viva de las entidades locales, como consecuencia de esos planes de ajuste, saltó entre 2011 y 2012 de 35.419 a 41.939 millones de euros en España; de 4.493 a 6.832 millones de euros en Andalucía, y de 859 a 1.073 millones de euros en la provincia de Sevilla.

Luego se vio, según ha apuntado, que la deuda pública local solo representaba el 4,5 por ciento del total de deuda de las administraciones públicas, pero para entonces, "algunos ya habían ejecutado su tormenta perfecta" y llegó la reforma local, que ha supuesto "la mayor injerencia en la autonomía municipal que se conoce en los años de gobierno democrático".

Asimismo, se ha referido a la norma con la que el Gobierno central definía las inversiones financieramente sostenibles para emplear nuestro superávit, en la que excluyeron desde el inicio la posibilidad de aplicar esos fondos a políticas sociales o empleo. Actualmente, según ha añadido, los ayuntamientos siguen "a merced de los antojos y las ocurrencias caprichosas de los que quieren seguir tutelándonos a toda costa".

"Después de muchos años en el ejercicio de responsabilidades municipales y provinciales, honestamente no sé si apostar por el pesimismo o el optimismo en la radiografía actual del municipalismo", ha expresado Rodríguez Villalobos, para quien es necesario que a este muncipalismo postcrisis que practicamos, "se le suelte de la mano de una vez" y se le deje ir solo.

En este sentido, ha puesto sobre la mesa la necesidad de abordar un "cuarteto de asuntos que más pueden allanar el camino al municipalismo posrtcrisis", como son la financiación local, superávit, techo de gasto e impuesto de plusvalía.

Sobre la financiación local, ha defendido una ley justa, oyendo a los ayuntamientos y diputaciones, y no una ley "cicatera" que se haga en los despachos del ministerio.

En su opinión, hay que "delimitar claramente un catálogo de servicios públicos locales y provinciales, que lleve al lado su coste efectivo y real" y una vez hecho eso cerrar "el círculo fijando cantidades, porcentajes en participación de ingresos estatales y autonómicos y una nítida definición de impuestos locales con cuantías".

Todo eso, según ha defendido, se tiene que reflejar en la Constitución o al menos en una Ley orgánica con el consenso, respaldo y apoyo de una amplísima mayoría del Congreso.

En este punto, Rodríguez Villalobos ha aprovechado para expresar la disposición de la FAMP de incorporarse al debate sobre la financiación autonómica que acogerá un grupo de trabajo que se creará en el Parlamento, para abordar también el ámbito local ahí.

ANTES DE QUE FINALICE EL AÑO

En su opinión, en un ejercicio de "honestidad y responsabilidad compartida", todas las administraciones deberían tener finalizado el asunto de la financiación de las haciendas locales antes de que finalizase el año.

En cuanto al asunto del superávit de los ayuntamientos, ha denunciado que "la arbitrariedad y la inacción desde determinadas instancias han impedido que los pueblos y ciudades de toda España y Andalucía pudieran destinar parte de esas cantidades a inversiones". Asimismo, ha exigido que se flexibilice el techo de gasto para las administraciones que cumplen.

Para Villalobos, lo que no puede ser es que en la Comisión Nacional de Administración Local de la pasada semana, el "único mensaje del Gobierno central fuese que debemos seguir cumpliendo el déficit cero hasta 2020, cosa que por supuesto haremos, igual que estaremos dentro de lo que se nos exige en objetivos de deuda pública hasta esa fecha".

El presidente de la FAMP también ha mostrado su preocupación en relación con el asunto del impuesto de plusvalías, apuntando que "no gravar el impuesto cuando no hay beneficio en la venta de un inmueble" supone perjudicar a los ayuntamientos.

Ha indicado que se trata de una tasa municipal que, al final, deja de entrar en las arcas municipales y ha recordado que en Andalucía, esas plusvalías dejaron en 2015 un total de 267 millones de euros en las arcas locales.

A su entender, si la actual financiación local se nutre de forma general en torno a tres pilares prácticamente equilibrados --Ingresos del Estado, Tributos de la Comunidad e Impuestos Propios--, retirar las plusvalías significa "detraer uno de cada diez euros de los ingresos propios de los consistorios, que sirven para prestar servicios a su gente".

Ha insistido en que se trata de una tasa que ha venido siendo muy importante para la salud de las arcas locales. Se ha mostrado partidario de revisar esta figura impositiva para no perjudicar al ciudadano y, a la vez, "no mermar la capacidad de ingresos de los Ayuntamientos".

"UNA ECUACIÓN POSITIVA"

Tras plantear los problemas que acucian al municipalismo, Villalobos ha ofrecido datos "esperanzadores" de la economía, para argumentar que, "si se acompasa la acción política con la marcha de la economía, la ecuación final puede ser positiva".

Así, ha destacado por ejemplo que en Andalucía hay un 3,3 por ciento más de afiliados a la Seguridad Social, un 3,3 por ciento más de ocupados y un 9,8 por ciento menos de desempleados, lo que ha hecho que la tasa de paro haya bajado casi un tres por ciento.

Además, el responsable de FAMP y de la Diputación ha terminado diciendo que "el ímpetu de la sociedad civil se merece una clase política que acompañe a esa ilusión, con unos responsables políticos que den alas a las iniciativas y proyectos que los ciudadanos y ciudadanas levantan y sostienen a diario, acompasando la acción de gobierno a las empresas, a las necesidades e inquietudes de la gente".

"Y para eso, los ayuntamientos y diputaciones de España necesitamos espíritu colaborativo del resto de administraciones, siendo además dueños de nuestro futuro y decidiendo el destino de nuestras inversiones porque, solo así, el municipalismo postcrisis terminará cayendo del lado del optimismo", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies