Los equipos de tratamiento a familias coordinados por Diputación atienden a 300 menores en 2017

El diputado Ángel Escobar ha renovado el convenio de tratamiento familiar.
DIPUTACIÓN DE ALMERÍA
Actualizado 17/04/2018 15:53:22 CET

ALMERÍA, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los cinco equipos de tratamiento a familias con menores en situación de riesgo o desprotección que coordina la Diputación de Almería han atendido a un total de 300 menores y a 168 familias durante el año 2017. Estos datos avalan la prórroga del convenio de este programa entre la Junta de Andalucía y la institución provincial, con una inversión de 610.942 euros.

El diputado de Bienestar Social, Igualdad y Familia, Ángel Escobar, ha firmado este martes, en la Delegación de la Junta de Andalucía, la prórroga del convenio que garantiza este servicio en los municipios de menos de 20.000 habitantes. En el acto, según ha revelado la Diputación de Almería en un comunicado, han estado presentes el delegado de Políticas Sociales, José María Martín, y representantes de los ayuntamientos de Roquetas de Mar, El Ejido, Vícar, Níjar y Adra.

La prórroga del servicio de tratamiento familiar que presta la Diputación de Almería supone una inversión de 610.942 euros, cofinanciada por la institución provincial, que aporta 166.912 euros, y la Junta de Andalucía, que pone 444.000 euros.

El diputado Ángel Escobar ha destacado que la renovación de este convenio supone "mantener y reforzar el compromiso de ambas instituciones por un servicio que permite a esos niños salir de la situación de riesgo de exclusión en la que se encuentran".

Escobar ha explicado que la Diputación Provincial gestiona cinco equipos de tratamiento familiar para dar cobertura, con quince profesionales y un coordinador, a todos los municipios menores de 20.000 habitantes de la provincia. El objetivo de este proyecto es proporcionar a las familias con menores en situación de riesgo o desprotección un tratamiento específico e integrador, que permita la adquisición de pautas rehabilitadoras que compensen la situación que atraviesan y que puede afectar directa o indirectamente al bienestar de los menores.

Estos equipos tienen una doble finalidad, según ha apuntado el diputado de Bienestar Social, que pasa por "preservar sus derechos y promover su desarrollo integral en su medio familiar, normalizando su situación, y posibilitar su retorno a la familia de origen, en aquellos casos en los que, tras la adopción de una medida de protección, se contemple la reunificación familiar como la alternativas prioritaria y más adecuada para los menores".