El Plan de Vialidad Invernal de Diputación devuelve a la normalidad todas las carreteras de la provincia

La Diputación mantiene abiertas las carreteras provinciales ante el temporal.
DIPUTACIÓN DE ALMERÍA
Actualizado 29/01/2018 19:38:49 CET

ALMERÍA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Plan de Vialidad Invernal de la Diputación de Almería ha devuelto a la normalidad todas las carreteras de la provincia, incluso las más afectadas por los nevazos, gracias al trabajo que han realizado las brigadas y la maquinaria provincial. Así, las carreteras de titularidad provincial están abiertas al tráfico y todos los núcleos de población se mantienen conectados.

El dispositivo especial ha estado en alerta durante todo el fin de semana para dar respuesta a las incidencias que se han producido durante las últimas horas a causa del temporal de frío, y para limpiar y retirar la nieve y reducir al mínimo el tiempo de posibles cortes en las vías, según han recordado, a través de un comunicado, desde la Diputación de Almería.

Desde este mediodía, tres de las carreteras que han acumulado más cantidad de nieve han sido despejadas y están abiertas con restricción de uso de cadenas sólo para los vehículos pesados. Se trata de la AL-5407, en Collado Ramal, la AL-4404, en Calar Alto, y la AL-3102, entre Bacares y Velefique, que sí está cerrada para vehículos pesados y requiere el uso de cadenas en vehículos ligeros.

Además, por riesgo de hielo en las zonas de umbría y por el riesgo de más precipitaciones de nieve la Diputación de Almería va a mantener cortadas dos vías: la AL-5405 entre Escúllar y el límite de la provincia, donde no existe ningún diseminado ni núcleo de población sin conexión por carretera; y la AL-5406, en Las Menas, aunque se mantiene el acceso libre hasta el camping.

El dispositivo especial para atender las incidencias invernales de la Diputación de Almería está conformado por 51 personas: un jefe del Servicio de Vías Provinciales; un jefe de Sección de Conservación; un encargado general del Servicio de Vías Provinciales, responsable de organizar y coordinar el empleo de los medios propios disponibles y de colaboradores externos que fueran necesarios; y dos capataces de Brigadas de Conservación en las Zonas Sur y Norte para dirigir las unidades operativas de conservación de carreteras.

También forman parte del operativo: un capataz de señalización; otro de maquinaria; diez capataces de zona; ocho maquinistas de conservación, responsables de conducir maquinaria; dos conductores de transporte, responsables de trasladar a los peones; 14 peones de conservación, responsables de señalizar y realizar tareas de carácter manual, diez maquinistas de apoyo a la vialidad invernal pertenecientes al
departamento de maquinaria; y autónomos o maquinistas externos.

Los medios materiales previstos en este protocolo son: seis palas con cadenas, seis motoniveladoras con cadenas, dos camiones de carga de sal para su distribución en la calzada en las zonas sur y norte, dos furgonetas de transporte de peones, diez vehículos para gestión y traslado a los lugares de trabajo, diez vehículos para la vigilancia de la red, una mini retro y barredoras para la limpieza de la calzada, dos dúmper para limpieza, seis almacenes permanentes de sal y varios provisionales, y la maquinaria de colaboradores externos apta para la lucha contra el hielo y la nieve.