Los 27 revisan este lunes sus líneas rojas en pesca para evitar el fracaso de las negociaciones con Eurocámara

 

Los 27 revisan este lunes sus líneas rojas en pesca para evitar el fracaso de las negociaciones con Eurocámara

Actualizado 12/05/2013 14:56:15 CET

También tratarán de avanzar en las negociaciones sobre la reforma de la PAC para facilitar el acuerdo en junio

BRUSELAS, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Pesca de la Unión Europea revisarán este lunes sus líneas rojas sobre la reforma de la Política Pesquera Común (PPC) que tratan de pactar desde hace meses con el Parlamento Europeo, en un intento por acercar posiciones en los asuntos más controvertidos y evitar el fracaso de las negociaciones.

Irlanda, que hasta junio ejerce la presidencia de turno de la UE y por tanto media estos contactos, apuesta por cerrar un acuerdo este mismo mes, porque teme que, de lo contrario, la reforma quede aparcada 'sine die'. El cargado programa de trabajo que asumirá la próxima presidencia rotaria y las elecciones al Parlamento Europeo que se celebrarán en 2014 complicarían los avances en esta reforma, subrayan distintas fuentes europeas.

La cita de los ministros será "la más difícil en años" en cuanto a asuntos pesqueros se refiere, según un diplomático europeo, que explica que los expertos de los Estados miembros han intentado en los últimos días limar diferencias, pero han dejado "abiertos" para decisión política los asuntos más "sensibles".

La revisión de sus posiciones podría alargar la reunión durante la madrugada del martes, ya que los países de la UE reclaman flexibilizar los ritmos y marcas en algunos de los objetivos para los que la Eurocámara se mantiene más exigente, como la aplicación del Rendimiento Máximo Sostenible en todas las pesquerías desde 2015. Los Veintisiete apuestan por esa fecha "cuando sea posible" y alargar el plazo límite hasta 2020 en el resto de casos.

También chocan las instituciones en los plazos que se barajan --aunque no en el objetivo final-- de acabar con los descartes. El consenso existe en cuanto a que hay que poner fin a la práctica de arrojar al mar las capturas, ya muertas, que menos interesan a los pescadores por su escaso valor comercial o por las dificultades de conservación.

Sin embargo, los Estados miembros con mayores flotas, entre ellos España y Francia, han presionado para que el Consejo defienda que se permita una exención de entre el 5 y el 7 % de descartes.

Los gobiernos buscan un acuerdo que logre el "apoyo sectorial", mientras que los eurodiputados se agarran a una propuesta "muy estricta", según fuentes diplomáticas que argumentan que los ministros tratan de "modular" la reforma para tener en cuenta factores socioeconómicos. "Sin el respaldo del sector a la reforma, el acuerdo será un fracaso total porque el resultado ni será querido ni será aplicable", advierten las mismas fuentes.

La agenda de los ministros prevé otras cuestiones pesqueras como el conflicto que enfrenta a la Unión Europea con Islandia y las islas Feroes a cuenta de las capturas de caballa. La UE considera "inaceptable" la cuota que estos dos países se han asignado de manera unilateral y alertan de que pone en peligro el futuro de este recurso, que también interesa a la flota comunitaria.

No se esperan decisiones sobre este problema el lunes pero sí que se aborde, a instancia de Reino Unido y España, que piden a la Comisión Europea que se pronuncie sobre la posibilidad de activar un régimen de sanciones comerciales ideado a medida de este caso hace meses por los 27, pero que la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, se resiste a aplicar.

REFORMA DE LA PAC

El interés de los ministros por cerrar las discusiones sobre la reforma pesquera en mayo tiene que ver con la voluntad de que en junio se concentren todos los esfuerzos en la reforma de la Política Agraria Común (PAC), que debería aplicarse en 2014, aunque las partes ya han asumido que muchas de sus disposiciones se aplazarán hasta 2015.

Los contactos con la Eurocámara y la Comisión para consensuar la reforma no han encontrado aún escollos tan fuertes como en la pesca, según fuentes consultadas, aunque persisten divergencias. Por ello, la presidencia irlandesa pedirá a los ministros que este lunes exploren "una posible zona de aterrizaje" en cuanto a la definición del "agricultor activo" y a los programas específicos para jóvenes agricultores y pequeños productores.

Eurodiputados y capitales están de acuerdo en que hay que definir claramente la figura del productor que tendrá derecho a subsidios, con el objetivo de evitar que se beneficien de las ayudas de la PAC campos de gol, aeropuertos o los llamados 'agricultores de salón', que perciben fondos pese a no realizar actividad agraria alguna.

Las diferencias en este punto se refieren al modo en que se aplicaría esta limitación, ya que los Estados miembros temen que el control de las cuentas que defiende Bruselas se traduzca en un proceso demasiado complicado y costoso, explican fuentes próximas a la negociación. La idea de establecer una "lista negativa" para excluir a los 'agricultores de salón' gusta a las partes, pero queda por aclarar quién tendría el poder de confeccionar dicha lista.

En cuanto a los dos programas para apoyar, por un lado, a los jóvenes agricultores y, por otro, a los más pequeños, el Parlamento Europeo coincide con el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, y piden que sean planes de carácter obligatorio en todos los Estados miembro. Los países, por su parte, ven con reservas esa posibilidad y prefieren que sean de aplicación voluntaria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies