Absuelto de violar a la hija menor de su novia por la "increíble" versión de la víctima

 

Absuelto de violar a la hija menor de su novia por la "increíble" versión de la víctima

Actualizado 28/07/2014 15:56:36 CET

SEVILLA, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La Audiencia Provincial de Sevilla ha absuelto a un hombre acusado de violar a la hija de 14 años de su pareja sentimental en la localidad de Osuna dada la "increíble" versión ofrecida en el juicio por la víctima, que aseguró haber perdido la virginidad tras dicha agresión sexual pese a que un informe ginecológico posterior confirmó que no había lesiones genitales internas y que el himen estaba íntegro.

   En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Séptima de la Audiencia considera probado que, en agosto de 2008, el acusado, Fernando E.G., mantenía una relación con la madre de la menor, quien el 24 de agosto tuvo que salir fuera de Osuna y, por ello, solicitó al imputado que fuera a su vivienda para atender a la joven, de 14 años.

   Después de que el acusado saliera de dicha vivienda, la menor abandonó el domicilio de su madre en compañía de uno de sus primos y se dirigió al hospital de La Merced manifestando haber sido agredida sexualmente por el acusado.

   Tras ser sometida a una exploración ginecológica en este hospital, el médico forense emitió un informe en el que concluía que la menor no presentaba heridas, erosiones u otro tipo de lesiones, mientras que tampoco presentaba sangrado activo ni restos hemorrágicos, indicando además que no existían signos externos de penetración y que su himen estaba íntegro.

   La Fiscalía, única parte acusadora, atribuyó inicialmente al imputado un delito de agresión sexual en concurso con una falta de lesiones, pero tras la celebración del juicio retiró su acusación, lo que, según la Audiencia, "supuso la absolución automática del acusado por mor del principio acusatorio".

   No obstante, y habiendo expresado el fiscal en su informe final las razones que le impulsaron a retirar la acusación y a no solicitar la deducción de testimonio contra los testigos por un delito contra la Administración de Justicia, la Audiencia no considera "vano" analizar el resultado probatorio.

   La Audiencia recuerda que la acusación, inicialmente, atribuyó al imputado haber violado y penetrado parcialmente con su pene a la menor después de quitarle la ropa "a la fuerza" y tras hacer "mucha fuerza en las piernas de la menor para abrírselas", sufriendo la joven "mucho dolor", pero resulta que, como lesiones en todo su cuerpo, sólo presentaba "genitales externos eritematosos", cuadro lesivo del que los médicos informaron que "no obedece a etiología específica clara".

   Además, la Audiencia ve "significativo" que, aunque la víctima sugirió que el acusado podía haber eyaculado, no se encontraron restos de semen del imputado en el frotis vaginal que se le tomó a la menor, mientras que únicamente se hallaron restos del acusado en la camiseta que llevaba puesta la joven "y no en las prendas inferiores donde eventualmente hubiera debido centrarse el forzamiento".

"MAYOR OSCURECIMIENTO" DE LOS HECHOS

   El tribunal pone de manifiesto que en las sábanas entregadas como pertenecientes a la cama donde sucedieron los hechos, se hallaron restos biológicos tanto de la joven como del acusado, y en concreto de su semen, pero destaca que "no puede olvidarse que también se hallaron restos del perfil genético de la madre de la menor, tratándose como se trataba de la cama donde por todos es reconocido que la madre y el procesado mantuvieron relaciones sexuales".

   Además, la prueba practicada en el juicio llevó a "un mayor oscurecimiento" de los hechos, ya que la menor pasó a decir que fue penetrada totalmente perdiendo su virginidad, expresando que el acusado le "partió", lo cual "resulta increíble a la vista del resultado del informe ginecológico realizado", el cual concluyó que no había erosiones, heridas u otro tipo de lesiones en el cuerpo de la joven y tampoco sangrado activo o restos hemorrágicos.

   "Es más, se comprobó que no había lesiones genitales internas y que el himen de la menor estaba íntegro", mientras que en relación a los "genitales externos eritematosos" el forense confirmó que "podía obedecer a cualquier causa y no necesariamente violenta".

   Además, "tampoco contribuyó" al esclarecimiento de los hechos el testimonio de la madre de la menor, "quien aparte de contradecirse sustancialmente y de forma no justificada con lo declarado en la fase sumarial, llegó a negar la afirmación de su hija" de que aquella noche ésta hubiera dormido en el dormitorio de la madre.

   Por todo ello, la Audiencia absuelve al acusado de un delito de agresión sexual en concurso con una falta de lesiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies