Aceptadas las alegaciones de La Carbonería en defensa de la "unidad" del enclave y contra el "cambio de usos"

Publicado 14/05/2017 19:01:25CET

SEVILLA, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Protección del Patrimonio Histórico de la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura en Sevilla ha aceptado las alegaciones que el administrador de la taberna flamenca La Carbonería ha formulado al expediente relativo a la declaración de dicho negocio como bien de interés cultural (BIC), defendiendo respecto a la actual situación del espacio que "el patio y el antiguo almacén de carbón conforman una unidad indisociable", toda vez que "el cambio unilateral de usos acometido en parte del conjunto atenta contra la integridad del BIC, fracturándolo y desvirtuándolo".

En concreto, según indica el informe del referido departamento consultado por Europa Press, "La Carbonería es un bien cultural inseparable del entorno donde se localiza", tal y como señala el artículo 33.1 de la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía al declarar que "todo inmueble BIC inscrito en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz es inseparable del lugar donde se ubica".

Asimismo, el referido documento, señala que La Carbonería es "un conjunto que no se debe disociar". En este sentido, "el espacio compuesto por el jardín, el patio y el antiguo almacén de carbón conforman una unidad", tal como aparece recogida en la Resolución de 21 de junio de 2016 "por la que se incoa al procedimiento para la inscripción en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz".

El informe, además, ha reconocido que "la sustitución de los usos tradicionales por otros mercantiles atenta contra el valor etnológico del bien". Así, "el posible cambio de uso de un inmueble protegido queda tutelado en la vigente Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía".

Según ha informado a Europa Press el administrador del negocio, Pisco Lira, tras la aceptación de las alegaciones presentadas, "aún quedaría esperar a la resolución final".

CIERRE DE LA TABERNA

Cabe recordar que la histórica taberna flamenca enclavada en un requiebro de la calle Levíes, en pleno casco histórico de Sevilla, cerró parcialmente sus puertas en julio de 2016. La sociedad limitada Hotel de los Mercaderes, la empresa que ostenta la titularidad del inmueble en el que funcionaba esta popular taberna, había decidido no continuar con el contrato de arrendamiento del número 18 de la calle Levíes, supuestamente con la intención de vender el espacio ocupado por la taberna.

Aunque el negocio habría logrado continuar con su actividad en el patio anexo al antiguo almacén de carbón, en el número 21 de la calle Céspedes, "se trataba de otro duro golpe para la cultura de la ciudad de Sevilla".

Pocas semanas antes del cierre del negocio y la adaptación de su actividad al patio anexo al número 18 de la calle Levíes, la Consejería de Cultura anunciaba, por cierto, la incoación de un expediente administrativo, para declarar a La Carbonería como bien de interés cultural (BIC), en la categoría de 'lugar de interés etnológico'.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies