El alcalde atribuye a motivos "partidistas" ajenos a lo jurídico el "boicot" del PP al tranvía

Actualizado 25/11/2009 15:38:47 CET

Comienza el desvío de los servicios afectados por la ampliación, cuyo circuito especial de tráfico contempla dos carriles por cada sentido

SEVILLA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), atribuyó hoy a "motivos partidistas" las acciones legales anunciadas por el PP contra la ampliación del trazado del tranvía desde el Prado de San Sebastián hasta el apeadero ferroviario de San Bernardo, censurando que los populares intenten "sabotear y boicotear" este proyecto para el cual ya se efectúa el desvío de los servicios afectados y que fue adjudicado a Vías y Construcciones S.A. por 4.950.000 euros.

El primer edil inauguró hoy un punto de información instalado junto al apeadero ferroviario de Renfe en San Bernardo y la estación homónima de metro, donde una exposición muestra el antes y el después de la movilidad y el "paisaje urbano" en lo que a la instalación del tranvía se refiere. "Once líneas de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) pasaban por la avenida de la Constitución y han desaparecido sin perjuicio para los sevillanos", dijo analizando el periodo transcurrido desde la peatonalización de dicha avenida, la Puerta de Jerez y la calle San Fernando para dar cabida al tranvía.

Al respecto, explicó que el tranvía, cuyo recorrido ronda los 1,5 kilómetros, es "la segunda línea" con mayor demanda en lo que a Tussam se refiere. De hecho, desgranó que el tranvía ha cosechado más de nueve millones de viajeros desde su puesta en servicio hace ya más de dos años y su demanda "se ampliará", una vez se consume la extensión del trazado desde el Prado de San Sebastián hasta el apeadero ferroviario y la estación de metro de San Bernardo, donde la red de Cercanías de Renfe se convertirá en "afluente" de viajeros para el tranvía.

Así, destacó que gracias al enlace del tranvía con el apeadero ferroviario de Renfe y la red de Cercanías, "desde Sevilla Este y desde Cádiz" se podrá acceder hasta la Plaza Nueva "con un sistema ágil, rápido y no contaminante". Igualmente, explicó que Tussam espera que una media de 27.000 personas al día usen el tranvía durante las Fiestas de Navidad para acceder al centro de la ciudad.

845 METROS MÁS DE RECORRIDO

En concreto, estas obras de ampliación, materializadas ya con el desvío de los servicios públicos afectados, se dividen en una primera fase desde el Prado de San Sebastián hasta la calle Diego de Riaño. Esta fase incluye el desdoble de 200 metros de la actual plataforma tranviaria, al objeto de crear un ramal "técnico" hasta las cocheras y talleres del tranvía y otro para las maniobras, según desgranó el concejal de Movilidad, Francisco Fernández (PSOE), quien agregó que las obras se prolongarán durante siete meses.

La segunda fase contempla la extensión de la plataforma tranviaria otros 200 metros desde la calle Diego de Riaño hasta la glorieta de Doña María de las Mercedes y de Borbón y Orleans, mientras la tercera ampliará el trazado otros 485 metros hasta la estación de metro y el apeadero ferroviario de San Bernardo, desde donde partirá un último ramal técnico para las maniobras.

Al respecto, Francisco Fernández explicó que el circuito provisional de tráfico diseñado para las obras mantendrá los dos sentidos de circulación en las avenidas de Enramadilla y Ramón y Cajal con "un mínimo de dos carriles" en cada una de las direcciones.

"SABOTAJE Y BOICOT"

Acerca de las acciones judiciales anunciadas por el portavoz del PP, Juan Ignacio Zoido, a cuenta de que el proyecto necesitaría una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el primer edil hispalense consideró que los populares intentan "sabotear y boicotear" la ampliación del tranvía. Por eso esta medida la atribuyó a motivos "partidistas" y no a una defensa de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA).

En ese sentido, aseguró que estas acciones judiciales tendrán "sólo un soporte de carácter político", pues el PP "intenta enredar desde el punto de vista jurídico por motivos partidistas". "El PP ya no sabe qué hacer para enredar", dijo Sánchez Monteseirín, quien lamentó que el PP "siempre le ponga pegas" a las iniciativas del Gobierno municipal y, luego, sus dirigentes "no paren de pasear por la Plaza Nueva y te reconozcan, en privado, que se ha hecho lo que había que hacer", en alusión a la peatonalización del centro.

Así, el alcalde presumió del "equipo técnico y directivo de primerísimo nivel" que, desde la Gerencia de Urbanismo y Tussam, respalda el proyecto de ampliación del tranvía, porque "ninguno" de los funcionarios y juristas del Ayuntamiento "ha advertido de que esa ampliación sea un inconveniente para el PGOU". Así, advirtió de que si el PP resuelve finalmente emprender acciones judiciales "echaremos a pelear" a los juristas del Ayuntamiento con quienes "discrepan" de la legalidad del proyecto.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies