Alumnos de la US decidirán en octubre si participar en la huelga que promueve Adius para febrero

Imagen De Una Clase En La Universidad De Sevilla
EUROPA PRESS/US
Actualizado 17/12/2013 20:59:20 CET

Califican de "insostenible" el apadrinamiento de estudiantes por parte de particulares o la iniciativa privada

SEVILLA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus) tiene en previsión la celebración de un Pleno a principios del próximo mes de octubre en el que debatirá su posicionamiento y la posible participación en la huelga que promueve la Asociación de Personal Docente e Investigador de la Universidad de Sevilla (Adius) y que, caso de contar con un respaldo mayoritario en referéndum de profesores, se llevaría a cabo para los exámenes de febrero.

La portavoz del Cadus, Nerea de Tena, ha indicado a Europa Press que, de hecho, el organismo asistió en calidad de observador a la asamblea convocada este jueves por Adius, cuyas conclusiones llevarán a una sesión plenaria en la que asimismo se definirán las posibles movilizaciones a realizar.

De Tena, en este sentido, sí ha subrayado que "estamos totalmente de acuerdo con las reivindicaciones de la plataforma, que asumimos como propias, según los posicionamientos que ya hemos adoptado en sesiones anteriores".

Y es que los alumnos de la Hispalense se han posicionado claramente en los últimos tiempos contra algunas de las políticas educativas promovidas por el Gobierno central, como el endurecimiento de los requisitos para beneficiarse del sistema de becas.

Sobre algunas de las medidas puestas en marcha o lanzadas como idea para paliar esta problemática, el Cadus ha valorado el apadrinamiento de estudiantes por parte de particulares o la iniciativa privada calificándolo de "insostenible", ya que "estas ayudas no son capaces de asumir los costes de los miles de estudiantes expulsados", al tiempo que subrayan que "nunca deben sustituir a la financiación pública".

De Tena también considera "insuficiente" el fraccionamiento de pago en tres plazos que la Universidad de Sevilla establecerá para casos excepcionales, manteniendo que dicha división debe afectar a todo el alumnado y que es necesario establecer el abono en al menos cuatro plazos.