En Andalucía residen 4.891 mujeres procedentes de países donde se practica la mutilación genital femenina

Actualizado 11/12/2010 11:54:37 CET

Expertos piden la identificación de las niñas en situación de riesgo para evitar que viajen con sus padres a su país de origen

SEVILLA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

En Andalucía residen un total de 4.981 mujeres que proceden de países donde se practica la Mutilación Genital Femenina (MGF), fundamentalmente de Nigeria y Senegal, las cuales se concentran fundamentalmente en las provincias de Almería, Sevilla y Málaga.

Según el estudio 'La mutilación genital femenina en Andalucía. Análisis y propuestas de intervención', presentado en el I Congreso para el estudio de la violencia contra las mujeres, aunque no se han detectado casos en los que la mutilación genital femenina se haya llevado a cabo en Andalucía --considerada delito por el Código Penal-- el "riesgo más elevado se produce cuando la familia viaja a su país de origen, especialmente en periodo de vacaciones".

La mutilación genital femenina o ablación incluye una amplia variedad de prácticas que suponen la extirpación total y parcial de los genitales externos o su alteración, como escisión del clítoris, los labios menores o sutura de los labios mayores, por razones que no son de índole médica.

Es en estos casos, apuntan los autores del estudio María Luisa Grande, María Hernández y Javier Garrido, "donde se puede intervenir para evitar que la niña acompañe a los padres en estos viajes, por lo que es fundamental la identificación de niñas que estén en esta situación de riesgo para prevenir futuros casos".

En este sentido, consideran necesario poner en marcha en Andalucía, al igual que ya existe en otras CCAA, un protocolo integral que incluya a los ámbitos sanitario, educativo, judicial, policial, Administración pública y entidades sociales integrado por iniciativas que aborden de manera integral la mutilación general femenina.

Proponen que estos protocolos contemplen, asimismo, medidas de sensibilización dirigidas a las comunidades de inmigrantes que residen en Andalucía, tanto hombres como mujeres para que vayan abandonando esta práctica.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas han sufrido MGF y cada año son tres millones de mujeres y niñas más. Esta práctica se lleva a cabo en 28 países de África y Oriente Medio. Son países situados en la zona central de África, desde Senegal en la costa occidental hasta Somalia en la costa Oriental, a los que hay que añadir a Yemen, Jordania, Omán, Gaza, Irak, India, Indonesia y Malasia.

La prevalencia varía desde el 5 por ciento en Níger hasta el 99 por ciento en Guine, 97 por ciento en Egipto o 93 por ciento en Mali, según los datos de Unicef.

En Andalucía, residen 332.898 mujeres inmigrantes, de las cuales, 4.891 proceden de países donde se practica la MGF. Málaga es la provincia donde mas mujeres procedentes de estos países residen, con el 32,5 por ciento del total, seguida de Almería, con un 28,9 por ciento y Sevilla, con un 18,61 por ciento. El resto de provincias tiene un porcentaje inferior al 10 por ciento, siendo Jaén la provincia donde menos residen, con un 1,7 por ciento.

La mayoría de estas mujeres proceden de Nigeria y Senegal, concretamente, un 35,35 por ciento y un 21,81 por ciento, respectivamente. En Nigeria han sufrido esta practica en su país de origen un 28,2 por ciento de las mujeres; mientras que en Senegal ha sido mutiladas un 19 por ciento de la población femenina.

El número de mujeres procedentes de países donde el porcentaje de mujeres mutiladas supera el 85 por ciento como son Egipto, Guinea, Mali y Sierra Leona es escaso, sólo 398 mujeres en Andalucía.

LA EXPERIENCIA DE CATALUÑA

En España, el Código penal reconoce desde 1995 la MGF como delito y la penaliza con entre 6 y 12 años de cárcel e inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad por 4 a 10 años en el caso de que se trata de una menor. También la Ley Orgánica 3/2005, de 8 de julio del Poder Judicial habilita para perseguir extraterritorialmente la práctica de la mutilación genital femenina cuando la comisión del delito se realice en el extranjero, como sucede en la mayor parte de los casos, aprovechando viajes o estancia en los países de origen.

En Cataluña, diferentes administraciones han desarrollado protocolos específicos para la prevención de la MGF en las hijas de inmigrantes procedentes de zonas donde se realiza esta práctica. De hecho, en 2002 se elaboró por parte de la Generalitat un Protocolo de Prevención de las Mutilaciones Genitales Femeninas, que fue revisado en 2007.

También la Generalitat de Cataluña financia la reconstrucción del clítoris de aquellas mujeres que habiendo sido sometidas a MGF lo soliciten, habiéndose llevado a cabo en Barcelona algunas de estas intervenciones.

En Andalucía, Medicus Mundi Andalucía está trabajando desde hace ya algunos años en proyectos de lucha contra la MGF, desarrollando proyectos tanto en países africanos como de sensibilización en Andalucía. Recientemente, ha editado dos manuales donde se recogen estrategias de intervención para los servicios de salud.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies